Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

sábado, 30 de mayo de 2015

"El capital humano" Paolo Virzì

A altas horas de la madrugada, cuando volvía a su casa en bicicleta tras la limpieza del salón donde se había celebrado una fiesta, es atropellado un camarero y abandonado en la cuneta. 
Así empieza esta película que, con el pretexto de la investigación y la intriga acerca del autor del atropello, nos cuenta una historia de depredadores de las altas finanzas y arribistas que arriman su sardina al ascua donde perciben que hay más calor, sin darse cuenta de que van a salir chamuscados, ellos, la sardina y el ascua; una historia de niñatos de buena familia maleducados e inútiles, aptos solo para la juerga y la risa, incapaces de enfrentarse al más nimio del los fracasos; una historia de perdedores atrapados en los engranajes que otros más poderosos han puesto en marcha.
La trama gira en torno a dos familias: los Bernaschi que dan nombre a un bono famoso que ofrece un 40% de intereses a los inversores... apostando a que Italia se va a arruinar y los Ossola dueños de una inmobiliaria ruinosa y cuyo patriarca Dino, decide invertir en el famoso bono falsificando todas las firmas necesarias (las de su hija y su mujer). El hijo de los Bernaschi y la hija de los Ossola son novios... o al menos eso cree todo el mundo y eso es lo que permite a Dino Ossola acceder a Giovanni Bernaschi. Eso y su maravilloso saque al tenis.
La película cuenta seis meses en la vida de estos personajes: desde comienzos del verano, hasta el fatal atropello una noche de Navidad en una carretera oscura y nevada. Está contada en tres partes. En ellas se cuenta lo sucedido a lo largo de esos seis meses desde los puntos de vista de tres personajes; o mejor, lo que durante esos seis meses vivieron tres de los personajes: Dino Ossola, su hija Carla y Serena Bernaschi, la mujer de Giovanni. 
Se utiliza la técnica, no muy original a estas alturas, de repetir escenas para marcar la repetición de tiempos; una técnica que, si no la inventó González Iñárritu en "Amores perros" (no estoy muy segura), al menos la elevó a alturas quasi celestiales. Aquí resulta un poco forzada y es que es una técnica demasiado llamativa para utilizarla después de otro y con menos acierto (no obstante, a mi me encanta y, obviando la falta de originalidad, queda bien en la película).
El ciclista tarda mucho en volver a salir. Nos olvidamos de él en la vorágine de episodios en los que se ven envueltas las familias: la soledad y abandono de Serena Bernaschi; el embarazo y buen sentido común de la mujer de Dino Ossola; los amores no muy convenientes de Carla Ossola; las frustraciones de niño mimado del delfín de los Bernaschi; las tribulaciones financieras de Dino porque los mercados se comportan mejor de lo esperado, Italia no se arruina tan deprisa como debiera y ha perdido el capital invertido. 
Cuando finalmente se van desvelando los entresijos que llevaron al atropello, nos encontramos recordando al gran Antonio Bardem y su "Muerte de un ciclista". También aquí, el egoísmo de los ricos pasa por encima de todo con tal de no perder sus privilegios y su buen vivir; con tal de no ver su vida ensuciada por episodios dignos de otras gentes, de otros barrios, de otras vidas menos brillante y glamurosas. Pero también aquí hay personajes que no han perdido del todo la conciencia, que no acaban de reconciliarse con la idea de que su buen vivir pase como una apisonadora laminando todo lo que encuentra en su camino.
El final es impactante (a mi al menos me impactó). Termina con una espectacular fiesta en el jardín de los Bernaschi. Italia se ha hundido finalmente en la crisis en la que nos hundimos todos por lo que el bono Bernaschi se ha multiplicado y los ricos son más ricos y felices, los pobres, más pobres si cabe, y alguno incluso está en la cárcel. A la familia del ciclista se la ha indemnizado convenientemente... y el capital humano sigue rindiendo intereses y engrosando los capitales financieros de los mismos de siempre.







jueves, 28 de mayo de 2015

"El verano mágico en Cape Cod" Richard Russo


Cape Cod, más familiarmente the Cape (el cabo), es una península en el estado de Massachusetts y uno de los lugares de veraneo más exclusivos de Estados Unidos. Al sur del cabo se encuentran las muy literarias y cinematográficas islas de Martha’s Vineyard y Nantucket. 

En esta novela, The Cape representa además las pesadillas (o los sueños) del protagonista masculino, Jack Griffin. Son de esos sueños (o pesadillas) que se heredan de los padres y que, sin darnos cuenta, a veces rechazándolas de plano, acaban por formar parte de nuestro bagaje vital; del peso que soportamos y que, para bien o para mal, va lastrando nuestra vida. 
Jack Griffin no ha podido olvidar la imagen de sus padres reencontrándose con la felicidad apenas el mes o los quince días que, según las posibilidades económicas de cada año, duraban las vacaciones de verano en Cape Cod. Después volvían a su exilio en el "jodido Medio Oeste" y recuperaban sus vidas vulgares, su malhumor de profesores insatisfechos, cuyas carreras habían previsto mucho más brillantes de lo que resultaron finalmente, y esperaban hasta el verano siguiente; hasta poder cruzar de nuevo el puente Sagamore "tarareando «El mágico verano en la noche», la canción que cantaban sus padres irónicamente [...] cada vez que cruzaban el Sagamore, sustituyendo la noche por el Cape" Sus padres soñaban con comprar una casa en la zona, pero todas entraban en dos categorías: "«Fuera de sus posibilidades» o «Ni regalada la querrían»". No había una tercera categoría más cercana y asequible. Quizás esa era la gracia.

Más tarde, Jack volvió al Cape con Joy para su luna de miel y allí, en Truro, idearon un plan de vida (El gran tratado de Truro) que han cumplido en su mayor parte... al menos en los aspectos más prácticos. Otra cosa son los aspectos más vitales. Y quizás ese viaje de bodas fue el primer error de su matrimonio porque ella hubiera preferido ir a la costa de Maine donde pasaba las vacaciones con su numerosa familia.
Cape Cod sobre el Atlántico
  Y es que ambos, sin pretenderlo, o quizás porque no lo pretendían, viven y han vivido marcados por sus respectivas familias; por la presencia o ausencia de cada una; por el bagaje de recuerdos y vivencias con las que les han dotado desde pequeños. Y es difícil saber qué influencia es más letal, si la de los omnipresentes padres y hermanos de Joy, a pocos kilómetros de Los Ángeles, en Sacramento, con quienes celebran Navidad, Acción de Gracias y cumpleaños, o los lejanos Griffin, (solo los padres, no quisieron más estorbos en su vida y un hijo fue suficiente) en su Universidad del jodido Medio Oeste, a miles de kilómetros; los Griffin a  quienes Joy y Laura tardaron años en conocer, pero siempre presentes en sus numerosas conversaciones telefónicas con su hijo, en su influencia en los gustos y decisiones de Jack y recientemente, imponiendo su influencia desde el maletero del coche.

Jack Griffin huyó lo más lejos que pudo de su familia (espacial y vitalmente) y se fue a Los Ángeles a escribir guiones para el cine. Cuando la familia regresa al Este (a Connecticut) varios años después de su boda, en cumplimiento de los planes de "el gran tratado de Truro", lo hacen, no solo para huir de la familia de Joy, sino más bien, sospecha el propio Griffin, para cumplir los sueños de sus padres y convertirse en profesor universitario.
Richard Russo
Ahora con cincuenta y siete años, Griffin vuelve a Cape Cod desde Connecticut para la boda de la mejor amiga de su hija y tendrá que enfrentarse con los fantasmas de su pasado y, lo que es peor, con los de su futuro porque algo se está
destruyendo en su vida, algo puede que lleve muchos años destruyéndose en su  vida y solo ahora cristaliza en algo sólido y palpable y es que Jack no está tan libre de sus padres como siempre ha creído, como le hubiera gustado ("...no ver a una persona no es dejar de pensar en ella. Crees que no dejas que tu madre entre en tu vida... en nuestra vida... pero le echas la culpa a ella cuando te caga un pájaro. Crees que tu padre ha desaparecido porque murió, pero no ha desaparecido. Te ha estado rondando todo este año. Ahora mismo está en el maletero de tu coche, y no consigues dispersar sus cenizas. ¿No crees que eso puede significar algo?").

Empieza a sospechar, o tal vez solo los lectores lo sospechamos, que sus recuerdos del pasado pueden no ser tan exactos como él ha pensado siempre. Tal vez los veranos de su infancia, la vida tensa y resentida de sus padres, y otros muchos sucesos de su pasado no son sino episodios que él recuerda a la luz de su resentimiento; tal vez ocurrieron de distinta manera.
Estamos ante una novela ágil y bien contada que invita a la reflexión; una novela sobre las relaciones familiares y sobre las relaciones de cada uno consigo mismo; una novela sobre
la perplejidad de unos personajes que han llegado a un punto en el que nunca pensaron encontrarse y al que les cuesta imaginar cómo han llegado. El autor, generoso, nos da pistas, pero no nos lo cuenta. Deja que nosotros busquemos las razones y con las de cada lector, se podría escribir un final distinto, tal vez, una novela distinta. Porque cada lector tiene sus fantasmas, sus padres y su infancia; los padres de la infancia que no son los mismos que los de la edad adulta; sus recuerdos, más o menos falsos, más o menos felices. Todos arrastramos un peso de nostalgia o de resentimiento del que nos cuesta desprendernos. Como a Jack de las cenizas de sus padre.

miércoles, 27 de mayo de 2015

Liebster Award Blogs


Acabo de recibir la notificación de un nuevo premio. Se trata del Premio Liebster Awards Blogs. Me ha nominado Rosmairis Piamo del blog "Precious book". Desde aquí, se lo agradezco mucho. Ya es mi tercer premio en ocho meses de vida que tiene mi blog.

Las reglas para este premio son:
  • Agradecer y seguir al blog que te ha nominado.
  • Responder a las 11 preguntas que te ha hecho.
  • Nominar 11 blogs que tengan menos de 200 seguidores.
  • Avisarles de que han sido nominados.
  • Realizar a los blogs nominados 11 preguntas.
Mis 11 blogs nominados son:

Y las preguntas que les hago son: 
  • ¿Recuerdas a qué edad empezaste a leer?
  • ¿Cuál fue el primer libro que te entusiasmó?
  • ¿Sueles releer?
  • ¿Cuál es el libro que más veces has leído?
  • ¿Sueles dejar libros sin terminar?
  • ¿Cuántos libros lees al año de media?
  • Prefieres los libros cortos o los de cuatrocientas páginas como mínimo?
  • Te gusta alternar o prefieres leer seguidos libros del mismo autor, del mismo país o del mismo género?
  • ¿Cuál es el mejor libro que has leído en el último año?
  • ¿Cuál es el autor al que sigues siempre, siempre, siempre?
  • ¿A qué horas del día (o de la noche) prefieres o puedes leer?
Ahora paso a responder las preguntas de Precious book:
¿Cuál es el mejor libro que has leído?
        Hay muchos, pero si tengo que escoger uno "Cien años de soledad" de Gabriel García Márquez.
¿Qué libro te decepcionó?
       Muchos también. El último "El francotirador paciente" de Arturo Pérez Reverte.
¿Sin qué libro no puedes vivir?
      Aparte de "Cien años...." sin "Al este del edén" de John Steinbeck.
¿Por qué empezaste a escribir un blog?
     Pues una tarde se me ocurrió y empecé, pensando en que tendría que disciplinarme para hacer una entrada a la semana. Sorprendentemente, lo he cogido con ganas y tengo que disciplinarme a veces para no hacer dos entradas en un día. Lo que estaba claro es que de hacer un blog, sería de cine y literatura.
¿Qué libro confundió tus sentimientos? lo amaste y lo odiaste.
      "Emma" de Jane Austen y otros libros de la misma autora. No entendía como podían pillarme unas novelas acerca de una gente que, en principio, no me interesa lo más mínimo. Descubrí que era por lo maravillosamente que cuenta sus historias.
¿Algún libro que no terminaras de leer?
      Muchos. Además cada vez me cuesta menos. hay mucho para leer y no merece la pena aguantar cosas que te aburren. Lo último que recuerdo las "Cincuenta sombras de Grey". Me costó llegar a la página cincuenta.
¿Qué libro famoso le gustó mucho a las personas, pero a ti no?
     Tengo dos asignaturas pendientes: "El otoño del patriarca" de García Márquez y "La ciudad y los perros" de Vargas Llosa. Son dos autores de los que he leído casi todo, pero esos dos libros, que son de lo más celebrado, he sido incapaz de leerlos. No sé por qué.
Género favorito
     Como género, la novela negra y policíaca, pero lo que de verdad me gusta son las novelas sin género definido; esas que en el género suele poner "Narrativa" y que es lo que en el cine corresponde a "Drama". Pues John Irving o Javier Marías o Muñoz Molina.
Autor favorito
     Por coherencia, Gabriel García Márquez, pero son tantos... los de la respuesta anterior y Joyce Carol Oates y Philip Roth y Rafael Chirbes...
¿Que libro siempre recomiendas?
    "Al este del edén". Lo he leído como cuatro o cinco veces. Caerá pronto otra vez. Infinitamente mejor que la película que, por otra parte, es muy buena.
¿Por qué el nombre de tu blog?
     Mis pasiones son la literatura y el cine. Todo va de que te cuenten historias, buenas historias, bien contadas. De eso va mi blog, de hablar de las historias que otros me cuentan y compartirlas. 
Enhorabuena a todos los premiados y muchas gracias a Precious book de nuevo.


lunes, 25 de mayo de 2015

Premio LitArCihis

Mi amiga Kirke del blog "Leer el remedio del alma" me ha regalado este premio. A ella a su vez, se lo ha otorgado Francisco Moroz que lo ha creado para celebrar su segundo año con el blog "Abrazo de libro". Desde aquí, felicidades Francisco (te las daré también en tu blog)
El premio está dirigido a un amplio espectro de blogs y de temas a los que debe su nombre: blogs de Literatura, Arte, Ciencia e Historia. "Un premio concedido no solo al blog, sino también al creadorque se lo curra y lo maquea dándole presencia, estética y realce para que quede bonito a simple vista, además de llenarlo con contenido adictivo", ha dicho su creador.
Las condiciones para recibir el premio, son muy sencillas como veis:
  • Agradecer al que te lo concede.
  • Poner la imagen en un lugar visible de tu blob.
  • Hacer una entrada parecida a esta.
  • Nominar a los blogs que creas merecedores del premio, pero solo entre uno y diez.
  • En la entrada pon los blogs nominados con vínculo para enlazar con ellos.
  • Que el blog al que se lo concedes sea interesante para ti y te aporte algo, independientemente del número de seguidores que tenga.
  • Avisar a los blogs elegidos.
Mis blogs nominados son:

Nuevos escenarios
Mientras leo
Las lecturas de Guillermo
Las lecturas de Mr Davidmore
Libros y literatura
Un libro al día
Relatos Magar

Espero que la nominación os haga ilusión. Y espero que aceptéis y nominéis a otros para que se difunda el premio.
Un saludo a todos y muchas gracias por los buenos ratos que me hacéis pasar y por las buenas ideas que me dais para mis lecturas. Un abrazo a todos.




"Hasta aquí hemos llegado" Petros Márkaris

Kostas Jaritos, su mujer, Adrianí, y su hija y yerno, Katerina y Fanis, ya son de la familia. Entraron a formar parte de ella no hace mucho, exactamente en noviembre de 2011, cuando leí la primera, y ya su autor había sacado a la luz una media docena de entregas con el comisario como protagonista. Enseguida me puse al día y hace ya unas tres o cuatro novelas que las leo a medida que salen a la venta. Y siempre las espero con gran ilusión.
Kostas Jaritos en un hombre de mediana edad y ya no recuerdo si se le describe físicamente (es probable que se haga en la primera novela), pero sea como sea, yo lo imagino de estatura media, tirando a bajo, un poco pasado de peso, algo calvo y desastrado en el vestir. 

En sus primeras historias, se pasea por Atenas en un viejo Mirafiori tan desastrado como él mismo. Más tarde, hace varias novelas, con la crisis ya instalada, en Europa, decide cambiarlo por un coche nuevo que le dé menos problemas y se decide, a instancias de su yerno, por un Seat Ibiza "Por solidaridad entre los pobres. Ahora los españoles y los portugueses tienen problemas, como nosotros". También por solidaridad con los pobres, en la final del mundial de fútbol apoya a "la Roja" porque además "¿Cómo no apoyar a los españoles cuando el agregado de negocios holandés te ha sentado como una piedra en el estómago?"
Jaritos es un personaje tan peculiar que se entretiene leyendo diccionarios, sobre todo el Dimitrakos. Los diccionarios son su única afición. Tiene un amigo, Zisis, un comunista al que conoció en 1971, en plena Dictadura de los Coroneles, cuando estaba en la cárcel y Jaritos hacía guardia en los calabozos y apostaba a que no se rendiría y soportaría los golpes y las torturas de sus carceleros. "Cuando me tocaba llevarlo de vuelta a su celda, tenía que sujetarlo por los sobacos o arrastrarlo, porque no se tenía en pie" cuenta el comisario en la primera novela de la serie. Vuelven a encontrarse en 1982 y Jaritos le invita a un café "Estaba seguro de que se negaría, pero él se echó a reír.
- Tomémoslo ahora que a nosotros nos han legalizado y vosotros os habéis vuelto demócratas. Mañana, nunca se sabe".     
Zisis, se acaba haciendo amigo imprescindible de toda la familia, sobre todo de Katerina a quien ayuda en un momento difícil, ganándose el aprecio de Adrianí y aumentando, si cabe, el de Jaritos.
Petros Márkaris
A Kostas Jaritos le gustan los tomates rellenos que Adrianí prepara siempre que no esté enfadada y siempre que, tras un enfado, decide perdonarle. Adrianí es una mujer maternal que acoge en su casa y en su mesa, por muy mal que vengan dadas, a todas las personas que quiere, hija y yerno, por supuesto, pero también amigos de unos y de otros, consuegros, Zisis y demás allegados y familiares. En última instancia, siempre se puede preparar un pastel con hojaldre relleno de cualquier cosa o verduras asadas. Adrianí es muy crítica y, aparentemente, desprecia a la policía, pero en realidad está muy orgullosa de su marido, aunque siempre está discutiendo con él.
Jaritos se mueve por Atenas y por los casos que tiene que resolver con una cansada resignación; resignación de ver como su país se hunde en la indolencia, la corrupción y, finalmente en una crisis que amenaza con llevarse por delante el país entero. Acepta el hecho de que Grecia se llene de inmigrantes que hacen los trabajos que ya no quieren hacer los griegos y que son la muestra palpable de que aun hay países en los que se vive peor. Se plantea cuál es la causa de que el país esté en tal grado de desolación y, como siempre en estos casos, como nos pasa a los que nos preguntamos eso mismo acerca de España, se queda sin respuestas, al menos sin respuestas suficientemente satisfactorias. Encontramos explicaciones para ciertos aspectos, para algunas de las cosas que ocurren, pero nos falta la "Tectónica global" de la política, la economía y la sociedad; una teoría que, como la que explica el conjunto de los fenómenos geológicos, nos ilustre acerca de las causas que han llevado a nuestros países a vivir un simulacro de democracia, a enlodarse en la más abyecta corrupción, a contentarse con una pátina de modernidad que enmascara el verdín que los corroe por dentro.  
Jaritos, como nosotros, solo encuentra explicaciones parciales, pero sigue buscando.
Y sigue viviendo y sufriendo y gozando. Y nosotros con él. A lo largo de las diez novelas que componen la serie asistimos a su infarto, al secuestro de su hija y su yerno, a la penosa situación del país que está a punto de hacer marchar a Katerina al extranjero. Y asistimos, a la vez que a la evolución de la vida privada del comisario, a la evolución (o involución) de Grecia y de toda Europa, al empeoramiento de las condiciones laborales, a los malabarismos que se hacen para llegar a fin de mes, a las calles de Atenas que van perdiendo su tráfico caótico (una de las pesadillas de Jaritos) porque los coches están parados por falta de combustible y de dinero para comprarlo, al resurgir de los nuevos nazis representados por Amanecer Dorado. Asistimos incluso, en un guiño al futuro, a la vuelta de Grecia al dracma y de España a la peseta. Afortunadamente, el autor no fue profeta. Situaba el desastre en 2014 (en "Pan, educación, libertad" escrita en 2013) y parece que hemos pasado el bache sin mayores sustos y manteniendo el euro.
Son novelas sencillas, de fácil lectura y muy entretenidas. Con varios estratos en los que el lector puede profundizar más o menos; quedarse en la mera trama policíaca (todas tienen su motivo para la reflexión) o entrar al fondo de lo que se plantea (todas tienen una crítica bastante descarnada de distintos aspectos políticos, sociales o económicos). En todo caso, tener a Jaritos como visitante habitual en nuestras lecturas, es algo que recomiendo sin ninguna duda.



  

domingo, 24 de mayo de 2015

Sigue 1 blog +


Código del banner

<a href="http://petalosdeunlibro.blogspot.mx/2015/01/consigue-seguidores-con-1.html">
<img src="http://2.bp.blogspot.com/-F_XsYWJ4wLI/VLxru_nI89I/AAAAAAAAA8Q/2eGy2NyAZ_4/s210/%252B1Chico.png"/></a>

Hola. Os traigo una nueva iniciativa para conocer nuevos blogs literarios y para conseguir seguidores y ayudarnos entre blogueros. La iniciativa se debe al blog Pétalos de un libro.
Si quieres participar sigue estos pasos:

  • Pon la imagen de arriba en tu blog a modo de gadget.
  • Haz una entrada similar a esta con la imagen. 
  • Sigue mi blog y otros con la iniciativa.
  • Avísa en los comentarios de la entrada de que sigues el blog y deja el enlace de tu blog para que te sigan. 
  • Sigue el blog Pétalos de un libro y avisa de que estás en la iniciativa para que te una a la lista de blogs afiliados.
Suerte a todos.

sábado, 23 de mayo de 2015

"Memento mori" César Pérez Gellida

Suelo compaginar mis lecturas de manera que siempre estoy leyendo una novela policíaca. Me gusta sobre todo por la noche ya que soy incapaz de dormir sin antes haber leído al menos media hora (que, a veces, si no tengo que madrugar, se convierte en dos horas). Normalmente son lecturas más ligeras que no estorban la mente con problemas de peso y facilitan la llegada del sueño. Hasta ahora, no solía comentarlas, pero he pensado que estas historias también merecen un trocito de espacio en este blog.
"Memento mori" es la primera novela que leo del autor y puedo adelantar que no será la última. Forma parte de una trilogía formada además por "Dies irae" y "Consummatum est". Irán cayendo poco a poco.

Se trata de una historia muy interesante y original, desde el comienzo en que te mete de lleno en una trama estremecedora, hasta el final, un final inusual en este tipo de novelas en las que, generalmente, queda todo bien resuelto.
Para empezar, sabemos desde el principio quien es el asesino. Vamos viviendo con él, sabemos de sus andanzas, sus anhelos y sus frustraciones, su arrogancia y autosuficiencia, su vanidad y lo presuntuoso de toda su personalidad enferma de autocomplacencia y autocompasión. Un individuo polifacético, culto y muy leído, aprendiz de poeta, experto (con ayuda) en acceder a los archivos policiales más ocultos en las entrañas del disco duro de cualquier ordenador. 
Conocemos al inspector Ramiro Sancho, de la comisaría del barrio de las Delicias de Valladolid, que a medida que persigue al asesino, va perdiendo algo más que el tiempo que necesitaría para evitar otra muerte; va perdiendo muchas cosas y, finalmente, está a punto de perderse a sí mismo, física y psicológicamente porque la traición hace que uno pueda perder las referencias que lo conforman como persona.
Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de Armando Lopategui, Carapocha, el psicólogo aparecido, no se sabe muy bien cómo, no se sabe muy bien de dónde, pero con todo un bagaje de conocimientos sobre asesinos en serie, y todo su apoyo y amistad al inspector Sancho.
César Pérez Gellida
Una novela policíaca original, con un final abierto y poco convencional en este género literario. Una novela musical, en la que los distintos temas que escucha el asesino en cada situación van marcando un ritmo que hace que te den ganas de moverte al compás de sus andanzas perversas.
Una novela que empieza con el siguiente párrafo:

"El vaho no le permite ver con nitidez a través de la bolsa a pesar de ser transparente. El calor y la humedad se manifiestan en forma de sudor que nace en la frente y
discurre por la cara en varios afluentes para terminar desembocando en el calcetín que tiene metido en la boca, hasta la campanilla. Hace ya tiempo que a Mercedes no le queda fuerza física ni psíquica como para pensar en que va a poder liberarse de la silla de madera en la que está sentada
".

Y a partir de ahí, hasta el final.



jueves, 21 de mayo de 2015

"A la sombra del árbol violeta" Sahar Delijani

El árbol violeta es el jacarandá que preside los patios en algunas casas de Teherán. Es un precioso árbol traído de Sudamérica y, aunque en ningún momento se especifica la especie (hay más de cuarenta), tiene unas flores pequeñas, tubulares o ligeramente acampanadas y con un intenso color entre lila y violeta.
Es a la sombra de este precioso árbol, con el sonido de fondo del agua de los estanques en los que nadan los peces de colores, donde transcurren, entre 1983 y 2011, las vidas accidentadas, cuando no brutalmente interrumpidas, de los numerosos personajes de esta obra.
Y es que los protagonistas de esta novela, a la que no me atrevo de calificar como coral, aunque bien podría serlo, son niños y niñas marcados por la vida (y por la muerte) de sus progenitores; niños que han nacido en la cárcel, donde permanecía su madre de cuyo regazo han sido arrancados a las pocas semanas; niños que sólo guardan de su padre el vago recuerdo de unos brazos que los elevaban por encima de una reja; niños criados por sus abuelos, tías, vecinos porque ambos padres se encontraban en la cárcel o muertos.

martes, 12 de mayo de 2015

"Sumisión" Michel Houellebecq

Hay novelas que desatan polémicas incomprensibles y esta es una de ellas. Michel Houellebecq ha sido tachado de racista e islamófobo tras su publicación y yo no he podido encontrar las causas de tales calificativos por más que me he fijado. Más bien entendería que las críticas hubieran venido por otra parte; por parte de los franceses o de cualquier europeo cristiano y blanco, ofendido por el tratamiento que el autor hace de la situación. 
En 2022 tras la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, y ante el  miedo al triunfo del Frente Nacional de Marine Lepen, el PS de François Hollande y la UMP de Nicolas Sarkozy, deciden apoyar al segundo partido, Fraternidad Musulmana de Mohamed Ben Abbes. Tras los disturbios iniciales, que obligan a retrasar la segunda vuelta de la elecciones una semana, el partido musulmán toma el poder y van sucediéndose los cambios de forma súbita, pero de manera ordenada.

El protagonista del libro es François, un profesor de la Sorbona, especialista en un escritor del siglo XIX, Joris Karl Huysmans; un profesor al que no le gusta "el té a la menta, ni la gran mezquita" y que califica de asqueroso un narguilé aromatizado a la manzana; un profesor que la madrugada del día en que se va a celebrar la segunda vuelta de las elecciones, y ante el triunfo ya seguro de la Hermandad Musulmana, huye de París hacia el sudoeste porque "es una región donde se come confit de pato; y el confit de pato me parecía poco compatible con la guerra civil". 
Cuando François regresa, con los Musulmanes ya asentados en el Elíseo, se encuentra con sutiles cambios como el hecho de que las mujeres ya no vistan vestidos o faldas, sino pantalones con unas blusas largas hasta medio muslo con lo que "la contemplación del culo de las mujeres... se había vuelto imposible". 
Muchos profesores tienen que abandonar la Universidad, pero pueden pedir la jubilación con una paga de cerca de tres mil quinientos euros al mes. Los que optan por seguir, reciben sueldos de unos diez mil euros. Eso sí, ahora la Universidad está financiada por Arabia Saudí "dispuesta a ofrecer una dotación casi ilimitaday es obligatorio convertirse al Islam para seguir dando clase en ella. Pero ¿qué importa si el sueldo es fabuloso y puedes tener varias esposas de cualquier edad? 
Las mujeres han abandonado la vida laboral. Tampoco importa en general: la medida ha acabado con el paro y además se compensa con la revalorización de las ayudas familiares.
Se recorta mucho el gasto en Educación, pero no pasa nada porque las escuelas musulmanas se sostienen con dinero llegado de las petromonarquías y las escuelas cristianas y judías, se ponen en manos de ciertos empresarios que corren con sus gastos.  
La familia vuelve a ser el centro de la vida social y de la educación y la delincuencia ha disminuido a la décima parte.
En política exterior, Mohamed Ben Abbes pretende poner a Francia a la cabeza de la Unión Europea, haciendo que ingresen en ella los países musulmanes del Mediterráneo, con lo que el equilibrio de fuerzas en Europa se trasladará de norte a sur y el francés se equiparará al inglés como lengua oficial en las instituciones europeas.
Michel Houellebecq

A Francia parece sonreírle el futuro y nada de lo que se podía prever como un desastre ha sucedido. François es recuperado por la Universidad y se convierte al Islam sin mayores problemas, en una situación similar a la de su admirado y releído Huysmans que, ya mayor, se convirtió al catolicismo, y contento ante la perspectiva de una nueva vida en la que sus relaciones con las mujeres están aseguradas y bendecidas por el Estado. Y así termina el libro:
"Cualquiera de esas chicas, por guapa que fuera, se sentiría feliz y orgullosa de que yo la eligiera, y honrada al compartir mi lecho. Serían dignas de ser amadas; y, por mi parte, conseguiría amarlas.
Un poco como le había ocurrido unos años antes a mi padre, se me ofrecería una nueva oportunidad; y sería la oportunidad de una segunda vida, sin mucha relación con la precedente.
No extrañaría nada".
Quizás deberían venir las críticas de la parte blanca y cristiana de Francia y de Europa a la que Houellebecq califica de aprovecharse de la situación y mirar para otro lado; de no importar las concesiones que se tengan que hacer si se obtienen a cambio otras prebendas que van a favorecer a los individuos o a los países; de renunciar a valores eminentemente democráticos por beneficios más materiales en el plano personal o político. 
Una novela bien escrita e interesante por el tema que trata. No es de lo mejor de su autor, no es de lo mejor que he leído últimamente, pero creo que, tras la polémica, es de obligada lectura.



lunes, 11 de mayo de 2015

"A qué esperan los monos..." Yasmina Khadra

"¿A qué esperan los monos para convertirse en hombres?" Ese sería el título completo del último libro de Yasmina Khadra. Una frase de un poeta, de significado incierto. En una entrevista, el propio autor de la novela reflexiona: "Creo que a los monos no les hace ninguna falta convertirse en hombres. Están bien como están, viven su vida plenamente, y además nunca mienten. Son los hombres los que hacen daño y están más cerca de la animalidad, los que calumnian, prevarican... son los hombres los que impiden a sus semejantes soñar, maravillarse... están provocando constantemente guerras, focos de tensión... son totalmente ridículos, porque la naturaleza les ha dado precisamente un cerebro para que puedan vivir mejor, y lo utilizan solamente para hacer daño. Así que los monos se ríen de los hombres, a sus ojos no somos más que meros imbéciles. Trae más a cuenta hoy en día ser un animal que un imbécil" La entrevista está hecha en Culturamas por Benito Garrido y he copiado la cita completa porque me parece enormemente ilustrativa del espíritu de la novela.

Aunque también se podría entender la frase como una invocación a que los hombres sencillos, el pueblo llano, los votantes de a pie, abandonen su resignación secular y se vuelvan hombres, ciudadanos, y se levanten contra un poder corrupto, canalla e invulnerable. Invulnerable porque, sin haber dado el paso del mono al hombre, el resto les permitimos todas sus fechorías de macarras maleducados y desfachatados (que no otra cosa son en realidad). 
Ambos sentidos podría tener la frase. Que cada uno le dé el que más le guste. Yo, por mi parte me quedo con el primero. Los monos no necesitan, ni quieren convertirse en hombres. En ningún sitio, en ningún país, pero hay países en los que todo es más difícil y entre ellos está Argelia donde desde la independencia los gobiernos han estado marcados por la corrupción en todas sus variables.
Esta novela trata de eso. Trata de la corrupción y de los corruptos; de los rboba, poderosos donde los haya, que por encima solo tienen a Dios y por debajo a toda la humanidad; que compran ministros y policías, sicarios de todo tipo y a la prensa desaprensiva. Y trata de una comisaria (Nora) y de un inspector (Zine) que deciden llegar hasta el final, a pesar de rbobas, políticos, jefes de división, periodistas y la madre que los parió a todos ellos. 
Estamos ante una novela policíaca. Con su asesinato, su trama para descubrir a los culpables, sus momentos de tensión y la intriga que sobrevuela todo el argumento; pero como toda buena novela policíaca (y Yasmina Khadra las escribe muy buenas), no se contenta con eso, sino que aprovecha el episodio policial para meternos hasta los huesos, más de lo que a veces nos gustaría, en el ambiente más podrido y maloliente de una ciudad ("... en Argel ya no se distingue entre el vértigo y la nausea"); en sus barrios miserables ("En la barriada des Lauriers-Roses, las promesas electorales se aburren como ostras"); en sus urbanizaciones exclusivas ("El pabellón 32 es una joya arquitectónica. Asentado sobre una colina, domina el mar, rodeado de palmeras hieráticas"). 
Aprovecha para presentarnos una caterva de personajes deleznables, hundidos hasta el fondo en el nauseabundo lodo de la podredumbre más corrupta ("me he dado cuenta, a las cuatro menos tres minutos exactamente, de hasta qué punto los corruptos y yo somos los cebos de una misma mierda"); compradores unos y vendedores otros de la cordura, el decoro y la vergüenza a los que han convertido en una mercancía de usar y tirar que sale de sus manos fermentada y maloliente.
Yasmina Khadra
 

Y en ese mundo de arrivistas y lameculos, sobreviven intentando mantener su dignidad a salvo de tanta mugre dos policías concienzudos y cabezotas. Y lo pagarán caro porque en este mundo en que impera la indecencia, los personajes condenados a la decencia no tendrán una segunda oportunidad sobre la Tierra (parafraseando al gran García Márquez). Nora Bilal es la comisaria a cargo de investigar el asesinato de una joven. Este personaje es toda una declaración de intenciones por parte del autor. Se trata de una mujer lesbiana. En un mundo donde las mujeres viven subyugadas por los hombres, un mundo eminentemente machista este personaje "... tiene el derecho a no tener ninguna obligación ni sumisión con el hombre. Nora encarna simbólicamente la integridad total" declara Yasmina Khadra en la citada entrevista. Y es que Nora manda sobre hombres, no tiene marido ante el que responder y cuando una autoridad por encima de ella le ordena abandonar el caso, se rebela y no obedece. Un dulce y refrescante aroma revolucionario entre tanta cloaca de conformismo y sumisión.
El inspector Zine lo perdió casi todo, lo que tenía y lo que podía llegar a tener, cuando salió vivo de milagro e in extremis de un secuestro terrorista de los que abundaron en el país alrededor del cambio de siglo. Sólo le quedan los porros, la música de Mohamed Rouane, su mejor amigo Sid-Ahmed (otra víctima del mismo terrorismo que aún perdió más que él) y su trabajo desempeñado con total honradez. El inspector Zine es el instrumento del que el autor se sirve para, en un rapto de imaginación desbordada y piedad por el lector, redimirnos, con enorme generosidad literaria, de tanta impudicia y obscenidad rufianesca.
Una novela altamente recomendable de un autor que nunca me ha decepcionado. Hace casi quince años que lo descubrí, cuando aún se pensaba que era una mujer, y desde entonces, cada uno de sus libros que he leído ha merecido la pena. Y no han sido pocos.



viernes, 8 de mayo de 2015

"El umbral de la eternidad" Ken Follett

Recordaréis una muy buena película de principios de los noventa titulada "Philadelphia" de Jonatham Demme. Se la suelo poner a mis alumnos para acompañar un tema sobre enfermedades infecciosas, aunque eso no es más que el pretexto. En realidad se la pongo para que aprendan a asumir las diferencias; para que sepan que hay muchas maneras de vivir y ninguna es mejor que otra, siempre que se respeten todas; para que sepan que lo malo no es la diferencia, sino la intolerancia. 
Pues en esa película hay un abogado, genialmente interpretado por Denzel Washington que suele decir "A ver. Expliquemelo como si yo tuviera seis años". 
Viene esta larga introducción a ilustrar lo que hace Ken Follett en sus novelas de la Trilogía del Siglo: explicarnos como si tuviéramos seis años los episodios más notables (para lo bueno y para lo malo) de la Historia del siglo XX. No le estoy criticando (no por eso). Es lo mejor de sus novelas, al menos lo que ha hecho que, aun con cierto hartazgo, con muchas tentaciones de abandonar, haya soportado sus plúmbeas historias hasta el final.

Para los que no somos historiadores, entender ciertos acontecimientos es difícil. Requiere la lectura de extensos ensayos que, por otra parte, no siempre cumplen su objetivo, bien porque son muy áridos y abandonamos, bien porque dan demasiadas cosas por supuestas y no terminamos de entender lo que pretendemos, bien por una mezcla de estas y otras razones. Por eso llega Ken Follett y nos explica como si tuviéramos seis años el origen de la Guerra de Vietnam, la Caída del Muro de Berlín, el Caso Watergate (¡¡por favor, ni en "Todos los hombres del Presidente" conseguí ver la luz del todo!!) y por muchas tentaciones que tengamos, seguimos hasta el final porque nos gusta la Historia y "comprender" sus episodios de una forma tan sencilla es una tentación aún mayor. Claro que dos semanas después, como a niños de seis años a los que se les ha explicado algo por encima de su capacidad de comprensión, se nos ha olvidado la disquisición y nos damos cuenta de que si queremos entender algo, aunque solo sea un poquito, tenemos que recurrir como mínimo a la Wikipedia. Pero mientras leíamos, disfrutábamos de la Historia y nos aburríamos con las historias. 
Ken Follett
Y así, de esa manera, ha conseguido que, a lo largo de tres novelas y más de tres mil páginas (señor, ¿cómo lo hemos soportado?) hayamos seguido las peripecias de sus sosos, planos estereotipados y previsibles personajes; sus nada interesantes sucesos de madres solteras e hijos abandonados por sus padres; bodas con quien no se quiere por tontos malentendidos o equívocos; sus estúpidos acontecimientos, sospechosamente similares entre la familia rusa, la inglesa, la alemana y la estadounidense (sí, parece la baraja de la familia bantú); sus previsibles historias, tan pretendidamente diferentes y tan semejantes en el fondo que, si te descuidas, las confundes y no sabes dónde estás, si en Rusia o en Berlín. Sus tontas y facilonas historias que también se empeña en explicarnos como si tuviéramos seis años, de manera que nos sorprendemos varias veces al contemplar atónitos que es la segunda vez que se nos recuerda algún acontecimiento, alguna situación tonta de sus tontos personajes. Y es que entre tanta tontería, Ken Follett se cree que los lectores también son tontos.
Sus personajes son planos. Están descritos tan superficialmente que somos incapaces de la menor empatía con ellos. Siempre triunfan, aunque, en principio, no lo parezca. No hay desgracias reseñables. Al final siguen todos felices, juntos, perfectamente colocados donde les corresponde, donde quizás debieron estar desde el principio. Al final, tanta felicidad da grima. Y a la vez no da nada porque es algo vacuo, sin ningún contenido,  sin entidad, ni forma ninguna que podamos aprehender. 
No he leído muchas novelas del autor; únicamente "Los pilares de la Tierra" y las de la Trilogía. La primera me dejó una sensación similar. Me gustó la descripción de las técnicas arquitectónicas que pasaron del Románico al Gótico y poco más recuerdo, salvo historias familiares tan rocambolescas y facilonas como estas; puro folletín que me dejó exhausta y sin ganas de repetir. 
Tras leer las tres novelas de la Trilogía, más exhausta, con menos ganas aún, creo poder asegurar que no volveré a leer a este autor así prometa desvelarme el misterio de lo que acabó con los Neandertales. Aunque en ese caso, igual me lo pienso.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...