Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

miércoles, 17 de mayo de 2017

"Norte y sur" Elizabeth Gaskell

"Norte y sur" es una novela victoriana que fue publicada en 22 entregas semanales entre septiembre de 1854 y enero de 1855 en la revista Household Words, que dirigía Charles Dickens, amigo de la autora. En 1855 se publicó una edición, ya en forma de libro, en dos volúmenes, revisada y ampliada por la propia Elizabeth Gaskell.
Tras pasar varios años en Londres, gozando de todas las ventajas de la buena sociedad que le da el hecho de vivir con su tía Shaw y su prima Edith, tras la boda de ésta, Margaret regresa a la casa familiar de la vicaría de Hellstone donde viven sus padres. 
Su tía es una mujer que ascendió en la escala social tras casarse con un hombre que le doblaba la edad y en cuyo matrimonio no hubo amor sino respeto por la posición y el carácter del marido.
Su madre, la señora Hale, por el contrario, se casó por amor con un vicario que la arrastró unos cuantos escalones por debajo de su estatus de señorita Beresford, pero que solo la sacaba ocho años. Ello hace que la señora Shaw envidie la situación de su hermana como se envidia siempre lo que no se tiene, sin pensar en lo que de nosotros puede resultar envidiable a los demás, y es que la señora Hale se ha casado por amor, sí, pero no se atreve a asistir a la boda de su sobrina por carecer del atuendo adecuado. "«Casada por amor, ¿qué más puede desear en este mundo la queridísima María?». Si la señora Hale fuese sincera, podría haber contestado con una lista preparada: «Un vestido de seda gris perla, un sombrero blanco, ¡ay!, y muchísimas cosas para la boda y muchísimas más para la casa»".
La señora Hale vive pesarosa por la reticencia de su marido a pedir un ascenso, una parroquia más grande que lo aleje de Helstone, donde cree que la proximidad de tantos árboles le afecta negativamente a la salud. No se imagina que sus deseos se van a cumplir y que está a punto de abandonar Helstone, pero para cambiarlo por un entorno mucho más insalubre y asfixiante. 
Problemas de conciencia del reverendo Hale llevarán a la familia al norte, concretamente a Milton (tal vez el Manchester de la realidad al que se trasladó la autora tras casarse), una ciudad industrial llena de las fábricas, el humo y los conflictos sociales derivados de la Revolución Industrial, en pleno apogeo en el país. Allí confía en conseguir un puesto de profesor que les permita subsistir tras dejar la parroquia, de la que no se cree merecedor en su situación de crisis de conciencia. Pero, ¿en qué consiste esa crisis? Como le confiesa a Margaret, no son dudas religiosas, "ni el más ligero menoscabo en eso", tampoco se debe a falta de fe. En la novela, vista desde nuestros días*, no queda clara esa cuestión que el señor Hale atribuye a "ardientes dudas con la autoridad de la Iglesia"
Elizabeth Gaskell
Sea como sea, el viaje al Norte de la familia será el motor de toda la trama de la novela. Allí se encontrarán con un mundo desconocido que romperá los esquemas de Margaret. Un mundo que al principio desprecia por tosco, materialista, injusto y sucio; donde la gente vive con prisas, en casas reducidas y alejadas del campo y el frescor de los árboles; donde prima el enriquecimiento de los patronos y el trabajo extenuante y la rutina, a veces embrutecida de alcohol, de los obreros. Un mundo del que terminará sabiendo apreciar y echando de menos, cuando ya no esté allí, las cosas buenas que no deja de tener. A la vez, se irá dando cuenta de que el Sur no es el paraíso perdido con el que soñó al principio de su exilio en el Norte, y así, le dice a un obrero sin trabajo que se plantea trasladarse al Sur: "No soportaría el aburrimiento de la vida [...] Labrar la tierra es un trabajo duro que entumece la mente. La monotonía de su tarea agotadora les embota la imaginación, no se molestan en reunirse para hablar sobre ideas y especulaciones cuando terminan su jornada, vuelven a casa brutalmente cansados, pobres criaturas, sin más deseo que comer y descansar".
De la mano de Higgins, un obrero sindicalista, y de su hija Bessy, se topará cara a cara con lo que es la injusticia del incipiente mundo capitalista. Familias en las que varios miembros, niños incluidos, trabajan más de diez horas diarias... y terminan ganando lo justo para subsistir, y a veces ni eso; jóvenes que mueren a una edad temprana porque las condiciones de trabajo han minado su salud desde la infancia. Es cierto que los patronos tienen que renovar maquinaria, y a veces los precios bajan y no obtienen los beneficios esperados por la venta de sus mercancías y puede que incluso lleguen a arruinarse, pero un patrón en apuros sigue viviendo en una gran casa y celebrando cenas de varios platos para varios comensales, mientras que un obrero con trabajo subsiste en una casa pequeña e insalubre comiendo lo justo y calentándose menos de lo necesario. 
Todo eso le saldrá al paso a Margaret a la vez que, sin darse cuenta irá apreciando cada vez más a Thornton, un hombre salido de la nada y hecho a sí mismo que dirige una fábrica de tejido de algodón. Es un hombre honrado y justo, pero como hombre que ha tenido que pelear por cada chelín conseguido, considera que los obreros que permanecen como tales lo hacen por falta de decisión o voluntad "Una de las grandes virtudes de nuestro sistema es que un obrero puede conseguir el poder y la posición de patrón mediante el propio esfuerzo y el buen comportamiento; que, en realidad, quien se rige por la decencia, la conducta sobria y el cumplimiento del deber, pasa a nuestras filas".
Margaret, que en principio detesta estas ideas, a la vez que se va reconciliando con el Norte, irá poco a poco apreciando las virtudes de Thornton y dándose cuenta de que la opinión que él tenga de ella le importa mucho más de lo que hubiera creído nunca. Entre ellos se establecerá una relación en la que cuando uno va otro viene, una relación hecha de desencuentros y equívocos que se resolverán, como no podía ser de otra manera para la época, felizmente. 
De uno de estos equívocos, forma parte Frederick, el hermano de Margaret, guardiamarina involucrado en un motín contra el capitán Reid, un hombre autoritario y tirano, cuyo despotismo terminó por resultar criminal en el barco en el que ambos servían. Como resultado del motín, Frederick no puede volver a Inglaterra y, tras pasar un tiempo en Sudamérica, ahora vive en España, en Cádiz, a la espera de alguna afortunada e improbable circunstancia que le permita volver a casa con su familia. Pero no hay muchas esperanzas. La autoridad de la Armada está por encima de todo, incluso de la Justicia por lo que es muy improbable que Frederick pueda volver a su país con su familia sin poner en peligro su vida.
Por su parte Thornton también irá cambiando; sobre todo en su percepción de los obreros, a los que en principio considera como niños de los que tiene que preocuparse en todo lo relativo al trabajo ("Sostengo que el despotismo es la mejor forma de gobierno para ellos [...] Emplearé toda mi discreción [...] para establecer normas prudentes y tomar decisiones justas en la administración de mi negocio; normas y decisiones para mi propio bien, en primer lugar; y para el suyo en segundo"), para terminar viéndolos como personas que tienen mucho que aportar y hasta una amistad que ofrecer.
En esta novela, los personajes y nosotros con ellos, van cambiando su forma de pensar, porque conocer aquello que temen (lugares, personas, modos de vida) y convivir con ello, les hace desechar ideas preconcebidas. Cuando los dos mundos se enfrentan en la mente de Margaret, ambos ponen de manifiesto sus mejores galas, mientras tratan de esconder sus miserias, y es que al final, todo está hecho de claroscuros y como le dice Margaret a su padre: "cada forma de vida produce padecimientos propios y tentaciones propias. Los que viven en las ciudades deben de considerar tan difícil ser pacientes y tranquilos como los del campo ser activos y estar a la altura en emergencias desacostumbradas. A unos y a otros tiene que costarles mucho concebir un futuro de cualquier género; a los unos porque el presente es tan vivo, tan apresurado y tan inmediato; y a los otros, porque su vida los tienta a deleitarse en la mera sensación de la existencia animal, sin conocer y, por lo tanto, sin preocuparse por ningún otro deseo de placer para cuya consecución pueda hacer planes y sacrificarse e ilusionarse".

*En mi edición de "Norte y Sur" (Alba, 2005) solo aparece una pequeña reseña y un prefacio, más pequeño aún, de la propia autora. Después de participar en la tertulia en facebook, tras la lectura conjunta, allí he sabido que algunas ediciones traen un prólogo más extenso donde se da una explicación a lo que pudieron ser las dudas del señor Hale. Transcribo un fragmento de dicho prólogo al pie de la letra, tal como nos lo hizo llegar Salomé Fresco en la tertulia: "Desde el momento de separación de la iglesia anglicana y la iglesia católica (1534), empiezan a aparecer disidentes de las doctrinas oficiales [...] La Ley de Uniformidad (1662), con el objetivo de establecer una unidad religiosa, exigía un juramento de adhesión a un libro de oración común para desempeñar cualquier cargo dentro de la iglesia y del Gobierno [...] Unos 2.000 pastores se negaron a llevar a cabo el juramento, por lo que fueron expulsados de la iglesia anglicana, estableciendo toda una serie de nuevas congregaciones [...] De entre estos grupos surgió un movimiento que empezó a plantearse la naturaleza divina de Cristo y la doctrina de la Trinidad. Uno de esos pastores, Theophilus Lindsey, fundó en 1774 la primera capilla unitaria en Londres [...] El personaje del señor Hale está inspirado en Lindsey". Esto nos dice Salomé acerca de las ideas de la Iglesia Unitaria: tolerancia hacia otras creencias cristianas y aceptación de todas ellas; educación como derecho inherente de todo ser humano, hombre o mujer; gran importancia a los temas sociales, reformistas en temas como la esclavitud, los derechos de la mujer o de la clase obrera; pasión por la libertad individual y la justicia; conciliaban muy bien ciencia y religión...
No quería adjudicarme el mérito de este conocimiento en la reseña, pero creo que resultará interesante para muchos lectores.

Norte y sur ha sido la lectura conjunta de mayo en el grupo de facebook Los libros de Carmen y amig@s.

Esta novela entra además en el reto "Nos gustan los clásicos" por estar publicada antes de 1990, concretamente, "Norte y Sur" es de 1855.



32 comentarios:

  1. La tengo en PDF esperando a que la lea. Vi la miniserie y me encantó, por eso busqué el libro. De la autora he leído solo una novela la que me gustó bastante, por eso en cuanto pueda la leeré.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído nada más de la autora. Tengo una biografía de Charlotte Brönte escrita por Gaskell que será lo siguiente que lea. La miniserie la vi tras leer el libro y es genial.
      Un beso.

      Eliminar
  2. ¡¡¡Hola!!!
    Hace años leí La prima Philips, que es de la misma autora y el antojo fue creciendo así que conseguí un ejemplar y lo disfruté mucho.
    También vi la miniserie de la BBC, que está muy bien.
    Besos y una reseña genial, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apunto "La prima Philips" porque no he leído nada más de la autora y creo que me apetece profundizar más en su obra. La miniserie de la BBC es muy buena, como ya he dicho.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Recuerdo una serie llamada "Norte y Sur" pero no sé si es a la que se refieren Solita y Gema, pero me gustó, al igual que la historia que nos cuentas en esta completa reseña que tienta mucho a leerla.
    Besos, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una serie con ese título, que es la que yo conocía, ambientada en la Guerra de Secesión americana, protagonizada por Patrick Swayze.
      Cuando propusieron este libro para la tertulia de facebook, conocí la existencia del libro y de la serie que es de la BBC y no tiene nada que ver con la americana. Es una pura historia victoriana con mucha lucha social y la consabida historia de amor. Muy buena.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Si te digo que es uno de mis eternos pendientes, me contestarás que tengo delito. Y llevas toda la razón, pero es que son tantos los clásicos que me faltan por leer...y tan escaso el tiempo de que dispongo, que he de ir seleccionando porque no me da la vida. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo muchísimos clásicos pendientes. Clásicos y modernos porque, como dices, la vida no da para todo, pero lo importante es que vaya dando para lo que da. Se hará lo que se pueda.
      Un beso.

      Eliminar
  5. ¡Hola!

    Estoy haciendo un sorteo en mi blog para apoyar una ley que protege a los animales. No tienes que seguir mi blog ni nada por el estilo, tan solo seguir dos pasos que te llevarán menos de un minuto, pero que salvará cientos de vidas en el futuro. El regalo que sorteo son cuatro colgantes que daré a las cuatro personas de entre todas las que participen. Si te apetece participar te dejo el link a la entrada y poquito más abajo ¡un abrazo enorme! Leire ♡

    http://dearleire.blogspot.com.es/2017/05/sorteo-cambia-el-mundo.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya lo siento, pero no suelo participar en sorteos. Muchas gracias por avisarme, de todas formas.
      Un beso.

      Eliminar
  6. No lo he leído, Rosa, pero no lo veo para mí. No soy de este tipo de libros. Pero sí que quiero ver la miniserie.

    Por cierto, yo también la he confundido al principio con la serie que veía de chica, "Norte y Sur", pero al leerte en un comentario anterior he recordado que trataba de aquella guerra americana, sí.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco es la literatura que más leo, aunque la he leído mucho en el pasado y últimamente por lecturas conjuntas estoy volviendo a hacerlo. La verdad es que es mucho más interesante y entretenida de lo que pueda parecer y se aprenden muchas cosas.
      La serie es genial. Te gustará.
      Un beso.

      Eliminar
  7. La leí hace años y me encantó.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no conocía su existencia hasta hace unos meses. También me ha encantado.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Yo tengo mucho delito, lo tengo en casa todavía sin leer. Espero ponerle remedio pronto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de esos delitos yo acumulo como para pena de cárcel... pero qué le vamos a hacer. El tiempo da para o que da. Creo que te gustará.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Yo me lo pasé estupendamente leyendo esta novela. La disfruté mucho. Poco más que añadir tras leer tu reseña y tras la tertulia.
    Genial que hayas añadido la información que aportó Salomé. Creo que al personaje del señor Hale se le entiende igualmente (otra cosa es algunas empaticemos más o menos con él) pero creo que esa información ayuda y mucho a comprender el origen de su conflicto interno o crisis de conciencia. Además, aprendemos un poquito sobre la situación de las diferentes iglesias en la Inglaterra de la época.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como sabes por la tertulia, yo no soy muy amiga del señor Hale, pero al menos leyendo lo que Salomé nos aportó me hice una idea de en qué podía consistir su crisis. Esa información le da mucha profundidad al asunto que, de otra manera, podría parecer un recurso mal empleado, poco explicado por parte de la autora, cuando en realidad lo que hace es dar por sabido un tema histórico que ella domina perfectamente y que cualquier persona culta de su época sabría aplicar a este caso concreto. La aportación de Salomé fue muy valiosa.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Me sonaba mucho el título, y ya veo que hay un serie. Tú cuentas la novela de modo muy interesante pero, por ahora, la voy a dejar pendiente. Pese a la carga social que dices que encierras, me da pereza iniciar su lectura. Quizá por dónde está ambientada, quizá porque temo aburrirme o ser muy crítica con la narración, pues así me ha pasado con otras novelas similares. Un beso, Rosa,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confieso que no leía nada de este estilo desde hace muchos años, pero las lecturas conjuntas me han hecho revisitar a Austen, Charlotte Brönte, Henry James, Edit Wharton etc, y he vuelto a disfrutar mucho con estos libros y estos autores. Los encuentro muy estimulantes y fuera de todo lo que está de moda, lo que también se agradece.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Me pasa igual que a ti Rosa. Estoy descubriendo buena literatura y trocitos de historia. Gran reseña como siempre...Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las lecturas conjuntas es lo que tienen. Te proponen cosas que no se te hubieran ocurrido y te descubren autores y estilos.
      Gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Hola Rosa
    Me ha pasado como a Chelo que me sonaba mucho haber visto una serie con el mismo nombre y después de leerte he sabido que eran distintas, a pesar de la reseña que haces tengo tanto por leer que esta de momento no la apunto.
    Besos y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta serie que se basa en la novela de Elizabeth Gaskell es mucho más reciente, de 2004. Y me he enterado esta mañana de que circula otra por ahí de 1975 que al parecer, también es buena.
      Afortunadamente, tenemos mucho que leer. Sería muy triste tener poco. hay gente que no tiene nada que leer y a mí me da mucha pena. Teniendo mucho podemos hasta elegir.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Me encanta cómo muestras el argumento en tus reseñas, más que un resumen parece como si nos contaras una historia pero sin final. A veces el adjetivo "clásico" puede echar un tanto para atrás a la hora de elegir un libro, pero su lectura rara vez defrauda. Y para los que escribimos son una lección impagable al mostrarnos diferentes maneras de narrar. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, más que un resumen, lo que hago es mostrar lo que la novela me ha transmitido. Procuro que mis comentarios no se queden en la mera transcripción de la sinopsis y de si me ha gustado o no.Intento plasmar sensaciones y sentimientos, por eso, cuando no me gustan demasiado, los dejo sin reseña.
      Nunca me ha echado para atrás lo "clasico", aunque es cierto que he estado ggrandes temporadas sin leer nada, pero, por contra, en otras etapas es lo único que he leído.
      Un beso,

      Eliminar
  14. Hola. Paso un poco de puntillas por esta reseña porque actualmente estoy enfrascada en la lectura de esta novela. De momento, el balance es muy muy positivo. La verdad es que me está gustando mucho y me preguntó por qué no la leí antes. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay muchas novelas que tardamos en leerlas y las tenemos almacenadas en la lista de pendientes y luego nos encantan y, como dices, nos preguntamos por qué tardamos tanto en disfrutar de ese placer. pero no se pueden saber las cosas con antelación.
      Me alegro de que te guste la novela. A mí me gustó mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Hola Rosa, como nos tienes acostumbrados estupenda reseña. No pude leerla junto al grupo por falta de tiempo, dichoso tiempo...no obstante será uno de los libros que deje para el verano, ya os contaré.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la dejes. La disfrutarás mucho y más en verano con tiempo de sobra.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Nada peor que los prejuicios y el desconocimiento para alimentar temores; y nada mejor que la propia experiencia sobre el terreno para desecharlos.
    El libro que nos traes hoy me resulta sumamente interesante, Rosa. Al principio he relacionado su título con aquella serie de televisión sobre la Secesión americana que tanto me gustó de niña, pero nada que ver. Creo que aquí la evolución en la forma de pensar de los protagonistas, conforme van ampliando sus horizontes en todos los sentidos, es lo más interesante. Me la apunto sin duda, ¡un millón de gracias por la recomendación!

    Un beso grande y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gusta. nada que ver con aquella serie que cuentas de la guerra de Secesión y que a mí también me gustó. De hecho, hace unos cuatro años volví a verla con mi marido y la disfrutamos mucho.
      Esta novela está ambientada en la época de los inicios de la Revolución Industrial y las primeras reivindicaciones obreras con los primeros sindicatos y todo eso lo muestra, además de la historia de amor y los cambios en el pensamiento de los protagonistas. La verdad es que es muy completa, aunque algún personaje no me gustó nada, pero eso es problema mío. Otros tertulianos del grupo no estaban de acuerdo.
      Ya me contarás.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...