Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

lunes, 23 de mayo de 2016

"Trumbo. La lista negra de Hollywood" Jay Roach


A veces los países, como las personas, se vuelven locos; caen en un estado de paranoia que les lleva a cometer hechos atroces que, de otra manera nunca se explicarían. 
El Partido Comunista de Estados Unidos, CPUSA, ha sido legal en el país desde principio de la década de los veinte del pasado siglo. Mirado con suspicacia por el Gobierno y frecuentemente infiltrado por el FBI, tuvo una pequeña tregua entre 1941 y 1946. La entrada de Estados Unidos en la Guerra Mundial en el mismo bando que la Unión Soviética, posibilitó este pequeño periodo de idilio entre las Fuerzas Armadas, el Gobierno Federal de los USA y los comunistas americanos.
Con el fin de la Guerra real y muy caliente y el comienzo de la Guerra fría, se produce en Estados Unidos uno de esos periodos de paranoia que dieron al traste con muchas de las libertades de cuya salvaguarda los estadounidenses son tan celosos. Ser comunista no era ilegal en Estados Unidos (hoy sigue sin serlo) por eso cuando en 1947,  se citó para declarar ante el Comité de Actividades Antiestadounidensesa unos cuantos trabajadores de Hollywood, principalmente guionistas y escritores, y se les preguntó si pertenecían al Partido Comunista, apelaron a la Primera Enmienda y se negaron a contestar a una pregunta que nadie tenía derecho a hacerles.
Así surgió el grupo de  los "diez de Hollywood" que pasaron a formar parte de la primera lista negra de la industria del cine. Entre ellos se encontraba Dalton Trumbo uno de los guionistas más prestigiosos del momento.
La lista negra se ampliaría, posteriormente, con otros nombres salidos de los que, en defensa de los diez de Hollywood, constituyeron el llamado Comité de la Primera Enmienda. En dicho comité había nombres como Humphrey Bogart, Lauren Bacall, Henry Fonda, Bette Davis, Katherine Hepburn, Frank Sinatra y otros muchos.
La película, centrándose en la figura de Trumbo, es un emocionante y bello homenaje a la libertad individual, al derecho a ser lo que quieras mientras no seas nada ilegal y a defender ese derecho por encima de intereses no muy claros o de cualquier tipo de interés. Los "diez de Hollywood" se negaron a responder a las preguntas del Comité por lo que sufrieron las consecuencias de la denominada Caza de brujas que por aquellos años
Dalton Trumbo
se desencadenó en todos los estamentos de la vida del país, pero especialmente en el mundo del cine. 

Dalton Trumbo se vio encarcelado durante cerca de un año, se tuvo que exiliar posteriormente en México - este detalle no aparece en la película - y a partir de ese momento tuvo que escribir sus guiones bajo seudónimo, bajo distintos seudónimos, y trabajando para quienes tenían el valor de contratarlo. Algunos de esos trabajos que firmó con nombre falso - o que dio a firmar a algún amigo - le valieron el Oscar como "Vacaciones en Roma" o "El bravo". También a escondidas comenzó los guiones de "Espartaco" y "Éxodo" aunque estas dos películas ya se estrenaron con su nombre como autor del guión.
La película trata de un hombre que lucha por sus convicciones con todas sus fuerzas, que lucha hasta poner en peligro su familia, su trabajo, su salud y que termina en la cárcel perdiendo la libertad de movimientos para defender una libertad mayor: la libertad de pensar. Cuando sale de la cárcel su lucha continúa y la manifiesta escribiendo. Escribe como un fanático, no sólo para ganarse la vida y mantener a su familia, sino para mantener su derecho a escribir, para mantener intacta su libertad de expresión. 
Pero no nos confundamos. Dalton Trumbo no es el héroe de esta historia. Ni siquiera es un héroe. En esta película, como en los hechos que se narran - y como dijo el mismo Trumbo en el homenaje que se le rindió en los años setenta -, no hay ni héroes ni villanos, solo hay víctimas: víctimas de las listas negras y de la Caza de brujas todos ellos; pero también víctimas de la defensa de la propia libertad - con lo que eso tiene de soberbia y orgullo -; víctimas de la propia cobardía con la que tendrán que lidiar el resto de sus vida - a veces se
Bryan Cranston en su increíble papel
de Dalton Trumbo
necesita más valor para ser cobarde que para ser valiente -; víctimas de las excesivas expectativas que los amigos depositan en nosotros.

Tres personajes representan en la película estos tres tipos de víctimas que enumero: Trumbo es el luchador sin fisuras que se lleva por delante lo que haga falta - trabajo, familia, amigos - excepto sus ideales. No puedo dejar de ver en él un gran alarde de orgullo, una gran soberbia y no quiero quitarle mérito a su actuación, tuvo que echarle un gran valor y se lo echó. Hombres como él ponen los cimientos de las libertades que luego disfrutamos todos.
Edward G. Robinson terminó dando nombres - como muchos otros: Elia Kazan, Humphrey Bogart y más -; nombres sin importancia porque ya los tenía el Comité y algunos como Trumbo ya estaban en la cárcel. No tuvieron valor para callar y resistir, pero tuvieron que vivir toda su vida con esa losa sobre sus conciencias porque cuando la Caza terminó, los otros eran los héroes y ellos los villanos cobardes. Hombres que representan a la mayoría, hombres con la carga de ser uno más entre el montón con sus miserias y miedos.
Arlen Hird es para mí el personaje más entrañable de la película. El que le reprocha a Dalton Trumbo el que tenga dinero y el apoyo de su familia mientras que él está a punto de perder a su mujer y a sus hijos, no tiene muchos recursos y está enfermo. Se verá presionado por Trumbo para resistir y terminará perdiendo todo, incluso la salud y la vida. Edward G. Robinson le preguntará a Trumbo,
Louis C. K. y Michael Stuhlbarg como
Arlen Hird y Edward G. Robinson
 en una de las mejores 
escenas de la película, cuantos meses de vida le robó a Arlen.
La película es perfecta en cuanto a ambientación y fotografía. Muy buena es también la caracterización de los actores para dar vida a personajes que todos tenemos grabados a fuego en la retina a través de tantas y tantas películas. El mencionado Edward G. Robinson, pero también Kirk Douglas, está muy bien logrado y, aunque al principio nos choca un poco, nos acabamos de hacer con él - no hay que olvidar que es sólo una caracterización, olvidémonos de encontrar al verdadero Robinson -.
Pero lo que más destacaría, lo que se lleva la palma - ya que no se llevó el Oscar - es la interpretación de Bryan Cranston como Dalton Trumbo. Estamos ante un actor tan bueno que ni su papel de Walter White - Heisemberg como seúdonimo - en la genial serie "Breaking bad" ha conseguido encasillarle. No vemos a Walter White porque solo podemos ver a Trumbo interpretado por un actor genial que dota al personaje de la fuerza necesaria para hacernos creíble toda su peripecia vital. Genial en su resignada interpretación de la humillante entrada en la cárcel; su fanático escribir en la bañera sin interrumpirse ni para compartir la tarta de cumpleaños de su hija; su titánica intervención ante el Comite de Actividades Antiestadounidenses; su triste reproche a Edward G. Robinson cuando va a devolverle el dinero que el actor les había prestado.
Una película dirigida por Jay Roach, del que no recuerdo ninguna otra memorable, autor sobre todo de comedias con una adaptación, triste adaptación, de la genial película francesa "La cena de los idiotas"; autor también de las películas de "Austin Powers" - tres creo que forman el total de las entregas - y "Los padres de ella" y "Los padres de él". Nada que a mí, me haya interesado, pero con esta película ha dado en el clavo. Veremos si es casualidad o finalmente ha encontrado su hueco en el Cine con mayúsculas.

Para quien esté interesado en saber qué películas se deben a los maravillosos guiones de Dalton Trumbo, se puede consultar el siguiente blog que he encontrado de casualidad:
https://jackeltuerto.wordpress.com/2016/04/29/retrospectiva-dalton-trumbo/


Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

26 comentarios:

  1. Tenía ganas de ver esta película, y con tu reseña todavía más. Espero poder verla el miércoles y fijarme en todas las secuencias que comentas.
    Gracias por tus comentarios, sigue animándonos a leer y a ir al cine

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te la pierdas porque merece la pena y yo al menos, aprendí cosas que no sabía. Y cómo trabaja nuestro querido Bryan Cranston!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. La buscaré para verla,porque me has despertado la curiosidad. Me interesa ese tema e imagino que me gustará. Y tú reseña es estupenda. Muchas gracias. Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema muy interesante. Yo había leído algún libro, pero nunca había enfocado el tema tomando a Dalton Trumbo como figura principal y me ha resultado muy enriquecedor.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Merece la pena porque además de todo lo que cuenta, es que está muy bien hecha e interpretada.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Apuntadísima, de esta semana no pasa, me has ido enganchando pero fue leer Bryan Craston y saber que no podía prescindir de ella.
    Un besito y feliz martes, ya te contaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cómo trabaja. Está que se sale. Sólo por verle a él, merece la pena.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Tiene una pinta estupenda esta película, si viene a Eibar la iré a ver. Un abrazo
    P.D. En la entrevista que te ha hecho Carmen para el 1º concurso de Microrrelatos creo que se j¡ha equivocado de fecha de nacimiento, pues nacida en el año 2015 no puedes estar dando clases en la universidad. jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No doy clases en la Universidad, sino en un instituto de secundaria. Y no, no nací en 2015, es mi blog el que vació en esa fecha. Mi fecha de nacimiento aún no la he dado en la blogosfera.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Otra pendiente. Leí en su momento la reseña que hizo sobre la misma el amigo común Juan Carlos. Tú vienes a ampliarla y a fijar ciertos detalles de la cinta; está claro que también la veré como tantas otras que has reseñado con anterioridad. Me estás saturando mala mujer.je,je.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos una mala influencia unos en otros. Nos animamos a leer, a ver cine, a escribir relatos; en una palabra: a pensar. Malo, malo.
      Un beso, amigo.

      Eliminar
  7. Es curioso que el país que se autoproclama defensor de la libertad persiga a sus propios ciudadanos por opinar de una manera que no les gusta, es decir, si tiran para la izquierda (con los pro-nazis no tienen tantos problemas).
    La caza de brujas en EEUU no me atrae mucho, y si te soy sincera creo que hay algo de fariseísmo cuando se refieren a ese tema. Es más, me parece que ahora están igual. Se puede ser cualquier cosa en USA siempre y cuando no seas comunista.
    Si me decido a ver esta película será por tu reseña, estupenda, y por ver a Bryan Cranston, del que, públicamente, me declaro enamorada.
    Gracias por la recomendación.
    Un besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La caza de brujas sucedió en un estado de paranoia excepcional. Es cierto que allí, como aquí, no es libertad todo lo que reluce, pero creo que se la respeta más que aquí, se la tiene más cariño. El otro día me enteré de una cosa muy curiosa: en Estados Unidos, donde en muchísimas casa ondea la bandera del país, no está prohibido quemarla pues la decisión de hacerlo está garantizada por la propia bandera. Allí se han cometido barbaridades, pero todas se han criticado en novelas y películas y los periodistas han podido acabar con corruptelas o con el propio McCarthy. Aquí nos ahoga la corrupción y nadie puede acabar con ella y el partido más corrupto, sigue siendo el más votado. Aquí se premia la corrupción, allí desbanca presidentes y gobiernos.
      Y hablando de la película, si te gusta Bryan Cranston, te recomendaría que la vieras.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  8. Me encantó. Destacaría como bien dices la cantidad de víctimas que este periodo vergonzoso de la historia reciente americana se llevó por delante. Yo recuerdo a Charlton Heston, creo que era él, como el mayor anticomunista y a Dalton Trumbo preguntándole en cuantas guerras había defendido al las EEUU. Lo deja descuadrado. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la película no es Charlton Heston, es John Wayne. Sí, tiene detalles geniales como cuando se encuentra en la cárcel con el presidente del Comité de Actividades Antiestadounidenses, condenado por corrupción, que le dice algo así como "vaya, nos encontramos en la cárcel" y Trumbo le contesta "Sí, pero sólo usted ha cometido un delito"
      Son tantos los detalles, que hay que comerse las teclas para no ponerlos todos (antes nos comíamos el bolígrafo)
      Me pareció muy buena.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Eso, eso, era John Wayne, otro hombre duro.

      Eliminar
  9. Hola Rosa:

    Fantástica reseña. Me ha gustado mucho pues me has hecho fijarme en algún aspecto en que yo no había reparado como, por ejemplo, el personaje de Arien Hird. Es verdad, cómo Trumbo le incita a continuar cuando él quería abandonar y luego muere.
    Y también me ha gustado mucho conocer más de esa represión sobre el mundo de Hollywood. Sabía que Bogard, Bacall y otros fueron molestados por el Comité de actividades antiamericanas, pero no sabía que se fueran de la boca. Sí, solo dijeron nombres por todos conocidos, pero, como tú bien dices, se chivaron y la gente del mundo de Hollywood los recordará como chivatos.

    Un fuerte abrazo, colega de profesión. Hasta pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cual ha sido su desgracia porque, al fin y al cabo, hicieron lo que la mayoría de nosotros hubiéramos hecho. Yo, desde luego, no tengo vocación de heroína. Ellos también son víctimas como dijo Trumbo en su discurso, mientras Edward G. Robinson languidecía en un rincón. Me dio mucha pena.
      Arien Hird es el verdadero personaje trágico de la historia. Está tratado con absoluta genialidad y sensibilidad.
      Un abrazo, colega y sí, hasta pronto.

      Eliminar
  10. Sabía que era una historia (película) basada en un personaje real, pero no sabía todo el trasfondo político y de libertad que lleva. Tengo muchas ganas de verla pero aún no pude ...

    Por cierto, acabo de descubrir tu blog y me quedo como seguidora. Te invito a pasar por el mío.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Caza de Brujas en estados U idos y, sobre todo, en el mundo del cine, como dices, fue un asunto político y de libertades. La película lo expresa de manera fenomenal.
      Bienvenida a mi blog. Enseguida me paso por el tuyo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. He oído hablar muy bien de esta película y después de leerte voy a intentar verla porque, aunque el argumento no me atrae en principio demasiado, lo que tú cuentas sí.

    Un beso, Rosa (como ves, me estoy poniendo al día en el 'paroncito' que tuve que hacer esta semana).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es un tema que me interesa mucho porque saca a relucir todas las miserias, cobardías y grandezas de que es capaz el ser humano. Y están muy bien representadas las opciones de cada cual. Y la interpretación de Bryan Cranston es magistral.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Ayer fui a ver la película; me gustó mucho y, desde luego, poder completarla con tus reseñas es un lujo. Muchas gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Ah, también me ha gustado entrar en el enlace que pones al final y conocer las películas en las que Trumbo ha sido guionista. Da gusto todo lo que se aprende contigo!!!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una película muy interesante. Yo aprendí varias cosas con ella a pesar de que es un tema sobre el que he leído y visto cosas porque me interesa hace tiempo.
      Me alegro de poder aportar algunas cosas desde este blog.
      Un abrazo.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...