Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

sábado, 1 de abril de 2017

Abril 2017


1801
Vuelvo ahora de hacer una visita a mi casero, el solitario vecino con quien voy a tener que lidiar. ¡Realmente es hermosa esta comarca! No creo que hubiera podido encontrar en toda la faz de Inglaterra un lugar para vivir más apartado que este del mundanal ruido. Es el edén pintiparado para un misántropo, y el señor Heathcliff*y yo formamos la pareja ideal para compartir semejante desolación. ¡Gran compañero! Lo que seguramente no ha podido imaginarse es la simpatía que despertó en mi corazón cuando descubrí, según me acercaba cabalgando hacia él, el aprensivo replegarse de sus ojos negros bajo las cejas y cómo luego, al escuchar mi nombre, sus dedos se hundían más profundamente en los bolsillos del chaleco, refugiándose allí con celosa determinación.
* he tachado el nombre por si alguien quiere adivinar a qué novela corresponde este inicio. El nombre la delataría sin lugar a dudas.

Abril es un mes cambiante e inestable. El invierno da sus últimos pataleos antes de ser expulsado definitivamente por la primavera que, por aquí, por el norte, a veces tarda y tarda en conseguirlo y parece que no va a llegar nunca y el invierno se va a enseñorear de nosotros para siempre. Como resultado de tan incierta batalla, los elementos se desatan sobre la tierra de forma anárquica y violenta. Abril es un mes de lluvias y vientos, tormentas y granizos y, a veces también, una nieve tardía y divertida.
Es por todo eso por lo que quiero empezar el mes con una historia de amores tan arrebatados y violentos como el tiempo en abril, unos amores borrascosos como las cumbres en las que tienen lugar. 
Sí, estoy hablando de "Cumbres borrascosas" la única y emocionante novela de Emily Brontë, una de las tres hermanas en cuyo mundo estoy metida y en el que pienso pasar una parte importante de este año. 
La terrible historia que compone esta novela es la de dos familias vecinas, los Earnshaw y los Linton, y le es contada al señor Lockwood por su sirvienta la señora Dean. 
Cuando Lockwood va a visitar a su casero, el hombre que le ha alquilado la Granja de los Tordos, se encuentra con Heathcliff, el casero, y dos jóvenes, Hareton y Catherine, cuya filiación tendremos que ir averiguando a medida que leemos. Tres personajes desastrados, insociables y huraños, cuando no resueltamente hostiles. Nos da pavor imaginar la vida de aquellos tres seres, encerrados en aquella casa que asemeja una ruina y por momentos amenaza con venirse abajo aplastando a sus tristes habitantes y terminando con su desesperada existencia. Tres seres condenados a vivir juntos como si al hacerse la vida imposible unos a otros estuvieran ajustando con el mundo alguna deuda propia o ajena. Como si al hacerse la vida imposible se vengaran unos de otros en nombre propio y en el de los que ya no pueden ni podrán nunca vengarse.
"Cumbres Borrascosas" es la historia de un amor truncado; de un amor que, de haber podido materializarse, quizás se hubiera consumido en sí mismo como tantos otros, pero de un amor que, por haber quedado en el intento, creció hasta consumir todo lo que le rodeaba, hasta envolver con el resentimiento de su frustración las vidas de todos los que, responsables o no, se cruzaron en su camino.
Es la historia de dos familias que son felices cuando empieza la novela, y terminan destruidas. Los tres supervivientes resisten en su espiral de odios, venganzas y resentimientos, pero, finalmente, la esperanza se abre paso en los jóvenes, ajenos, dentro de lo que cabe, a las causas de tanto dolor, inocentes de las circunstancias en las que se han visto envueltos y que han destrozados sus vidas, unas vidas que, tal vez, más allá de la novela, puedan recuperar un cierto brillo.
Esta es la única novela que escribió Emily Brontë. La publicó en 1847 bajo el pseudónimo de Ellis Bell. No fue muy valorada en principio y Emily decidió no escribir más novelas. No sabemos qué hubiera sucedido de haber visto el éxito posterior que tuvo el libro; no sabemos si hubiera cambiado de opinión. El 19 de diciembre de 1848, poco más de un año después de la publicación de "Cumbres borrascosas", moría de tuberculosis, la misma enfermedad que se había llevado a su madre y a sus dos hermanas mayores hacía ya muchos años y que, probablemente, era también parte de la causa de la muerte de su hermano Branwell apenas dos meses antes; la misma enfermedad que se llevaría en tan solo cinco meses a su hermana Anne. Habían de pasar aún seis años para que Charlotte, la única superviviente de los seis hermanos, falleciera también de la misma terrible enfermedad.
Ya sabéis que esto no es una reseña. Han pasado muchos años desde la última vez que leí el libro. Esto no es más que uno de esos inicios de novela con los que empiezo cada mes, excepto enero, desde hace casi dos años. Nunca leo los libros que aparecen en esta sección "Bienvenido nuevo mes literario", por lo que pretender hacer una reseña sería un poco osado. Son libros que he leído hace tiempo, pero que, de alguna manera, me impresionaron lo suficiente como para recordarlos más que otros. La reseña vendrá en unas semanas, no sé cuantas, pero lo que sí sé es que lo voy a releer más pronto que tarde, porque, como os digo, el mundo Brontë me ha atrapado y pienso exprimirlo todo lo que pueda. Os seguiré contando.

Las novelas que aparecen en esta sección, "Bienvenido nuevo mes literario", no están recién leídas, pero están leídas. Se trata de novelas que empleo para comenzar cada mes. Por ello comienza la entrada con el inicio del libro. No pretende ser una reseña, sino el comentario sobre una historia que me marcó lo suficiente como para poder hablar de ella aunque haga ya muchos años que la leí. Por ello, espero que me perdonéis si incurro en algún error.



13 comentarios:

  1. ¡¡¡Hola!!!!
    Me encantan las hermanas Bronte aunque verdaderamente me gusta mucho más Jane Eyre(vamos, que prefiero a Charlotte) pero Cumbres Borrascosas me gusta mucho, me pasa como a ti, hace años que no lo leo, y al leer esto me ha apetecido aunque no sé cuando podré hacerlo, jejeje.
    Un besito y feliz abril.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hace un par de años que estoy detrás de releer esta novela. De hecho e intentado que se lea en la tertulia del instituto, pero por una u otra razón, no sale elegida. Tras leer "Shirley", me he visto atrapada y quiero leer todo lo que me falta y todo lo que ya he leído. Ahora estoy con Agnes Grey encantada.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Quedo a la espera de esa reseña. No he leído "Cumbres borrascosas", vaya mancha en mi expediente, jaja. Si "Jane Eyre", de una de las hermanas Bronte. La historia personal de esta familia es terrible, destruídas por la enfermedad tan jóvenes, cuanto talento truncado. Desde luego, qué suerte tenemos de vivir en la época que vivimos. Ahora estoy con una novela de Thomas Hardy, también sobre amores destructivos.
    Que pases buen fin de semana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que tenemos suerte en ese aspecto (y en otros muchos). Muchísimas veces he pensado en la cantidad de gente que murió de tuberculosis y de otras enfermedades que, gracias a los antibióticos, han dejado de ser relevantes. Espero que dentro de unos años alguien piense lo mismo del cáncer.
      Lo de la familia Brontë es terrible. La madre y los seis hermanos muertos de lo mismo. Aunque el hermano se duda si murió más de tuberculosis o de su mala vida y muchas adicciones nefastas.
      Yo leeré "Cumbres borrascosas" por tercera vez. Espero que no me decepcione. Ya os contaré.
      Un beso.

      Eliminar
  3. hola Rosa, al leer tu entrada, un post que no es reseña sino recuerdo, es memoria, es tiempo y es estación, lo primero que me viene a la cabeza es su autora. Trágica muerte y desaparición y un libro que permanece en las estanterías. ¿Cuánto habrá en él de su autora? Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé lo que habrá de Emily en esta novela, pero más allá de algún amor frustrado en la adolescencia o alguna leyenda oída en la infancia, no creo que mucho porque fue la hermana que menos salió de casa, salvo una pequeña estancia en Bruselas y unos meses que trabajó como institutriz. Además, la historia de esta novela es tan extremada que resulta difícil que pueda estar basada en la realidad. Aunque vista la vida de la familia Brontë, ríete tú de la realidad.
      Un beso.

      Eliminar
  4. En este caso he leído el libro y visto algunas versiones de la peli, hace ya un tiempo. Recuerdo la historia como un auténtico drama donde los personajes apenas son felices en algún momento de la historia, salvo al principio del idilio si acaso. El argumento no me recuerda mucho al mes de abril que tenemos por aquí, pero no por eso deja de ser una novela estupenda.

    Qué original me parece esta inciativa tuya, Rosa. Es bonito estrenar mes con una sugerencia literaria que sale directamente del recuerdo y de las sensaciones. ¡Gracias!

    Un beso y feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguna versión en cine se acerca a lo que es esta historia. Únicamente la de 1939, con Laurence Olivier en el papel de Heathcliff y dirigida por el gran William Wyler, transmite algo de la emoción, por lo que recuerdo porque también la vi hace mucho. El resto dejan bastante que desear para mí.
      Abril por aquí suele ser muy inestable y tormentoso. Ahí ya tenéis instalada la primavera, pero por aquí, aún tiene que pelear con el invierno.
      Un beso y feliz mes a ti también.

      Eliminar
  5. Desde luego no se puede recibir de mejor manera un mes. Me quedo con la duda de por qué no en enero... Me ha gustado esta No-reseña, pero si un texto de lectora apasionada y que sabe transmitir esa pasión. Cada época es la que es y es difícil valorar unas en detrimento de otras, a veces pienso que la actual nos permite disfrutar de comodidades, de sanidad, pero creo que también nos ha quitado otras. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te resuelvo la duda. Estas entradas las publico el 1 de cada mes, pero en enero, el día 1, publico una felicitación de año con una lista de todas mis lecturas durante el año anterior y comentarios acerca de las novedades surgidas en el blog a lo largo del mismo. Pero aparte de eso, cada mes desde mayo de 2015, puntual a mi cita publico principios de libros.
      Sí, pensándolo bien yo no cambiaría las comodidades de esta época por ninguna otra, pero a veces echo de menos algunas cosas que se ven en libros y películas acerca de tiempos pasados.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Es que e verdad, ya te lo he dicho. Al contrario que a ti, el mundo de las Bronte no me seduce. No porque escriban mal ni mucho menos, más bien por esas historias agobiantes de amores en una época tan de usos,modos y costumbres casi enfermizos.Donde casi todo estaba mal visto y todo el mundo tenía el derecho a criticar al vecino por salirse del tiesto.
    En su día vi una versión en película cuando la tele era en blanco y negro y quizás también por eso no me atrajo la historia y me pareció algo terrorífica en su construcción. Que mayor terror que el abocamiento a la frustración y la infelicidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi teclado omite las "D" de forma selectiva. Lo siento.Lo vengo observando en muchos de mis comentarios.

      Eliminar
    2. Estaba convencida de haberte respondido, Francisco. Perdona. Menos mal que me he dado cuenta.
      Te diré que a mí me gustan este tipo de historias. No para leerlas de continuo. Eso lo hice en mi adolescencia y juventud temprana en que sólo leía del siglo XIX hacia atrás. Ahora ne gusta volver de vez en cuando sobre Jane Austen, las Brontë y otros autores de la época. Creo que es muy interesante precisamente por ver cómo se empezaban a cuestionar y criticar el literatura esos usos y costumbres de los que hablas.
      Un beso y perdón por el retraso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...