Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

viernes, 20 de mayo de 2016

"Washington Square" Henry James


Cuando el doctor Sloper se quedó viudo tras dar a luz su esposa a una niña, y habiendo perdido a su primer hijo dos años antes, pensó que "tratándose de un hombre cuyo oficio era el de mantener con vida a la gente, se podía decir que los resultados obtenidos en su propia casa eran bastante pobres". No obstante el doctor Sloper era un hombre muy apreciado en la Nueva York de finales del siglo XIX. Su reputación se debía al hecho de ser un hombre dedicado a una actividad, el arte de curar, que combina"las dos fuentes de crédito reconocidas. Pertenece al terreno de lo práctico, lo que en sí ya es una gran recomendación en los Estados Unidos, y está iluminada por la luz de la ciencia, mérito éste muy apreciado". Y es que en Estados Unidos, al revés que en otros lugares que no voy a mencionar, nunca se ha considerado que el prestigio provenga de poder vivir sin trabajar, de "vivir de las rentas". El doctor Sloper basaba su prestigio en trabajar, mucho y bien, para la ciencia y el bienestar de sus semejantes.
La niña que quedó a su cargo tras la muerte de su esposa, una semana después del parto, manifestó siempre una salud inmejorable que nunca necesitó de los cuidados paternos y que, a pesar de todo, siempre fue una decepción para él. "Catherine era una joven saludable, robusta, sin uno solo de los rasgos de la belleza de la madre. No era fea; sencillamente tenía una expresión dura y cortés". Desde el principio consideró que aquella niña era e iba a ser durante toda su vida mucho menos brillante y menos proclive a proporcionarle satisfacciones que su hijo primogénito, muerto a los tres años de edad y en el que el doctor tenía cifradas todas sus esperanzas.
Washington Square
La niña, que adoraba a su padre, fue entregada al cuidado de su tía Lavinia, viuda de un clérigo, a quien su hermano encargó que se hiciera cargo de ella y que intentara convertirla en una mujer brillante, y ante la pregunta de su hermana sobre si prefería que la joven fuera buena o inteligente respondió: "¿Buena para qué?[...] Uno no es bueno para nada a menos que sea inteligente". Para desgracia de Austin Sloper, Catherine, que así se llamaba su hija, resultó ser más buena que inteligente o, al menos, así se lo parecía a su padre que siempre la trató de manera displicente y con cierto desprecio camuflado de ironía.
Así las cosas, la pobre Catherine pasó su infancia y adolescencia entre un padre al que "le hubiera gustado poder sentirse orgulloso de su hija; pero no había nada en la pobre Catherine de que poder enorgullecerse" (y si lo había, el doctor Sloper no estaba dispuesto a admitirlo), y una tía romántica y sentimental capaz de ver amoríos, romances y noviazgos por doquier o de inventarlos si no los veía. 
Cuando a los veintiún años Catherine conoce al joven Morris Townsend, la tranquilidad en que ha tanscurrido su vida hasta entonces se verá interrumpida de pronto y para siempre. A partir de ese momento, su vida, sus deseos, sus ilusiones, se verán prisioneras de intereses contrapuestos que para nada la tienen en cuenta. Catherine se convertirá en un campo de batalla en el que pelearán tres contendientes poderosos. Por una parte, las aspiraciones amorosas de su tía que creará toda una historia de amor entre la pareja, en la que Catherine se deja atrapar y en la que la
Henry James
Señora Penniman sublima sus ansias de romanticismo; por otra parte, los recelos de su padre quien, convencido de que su hija no puede interesar en serio a nadie y menos a un joven tan apuesto, sólo se explica el amor de éste como un medio para atrapar la fortuna que la joven ha heredado de su madre y la renta que le quedará tras la muerte de su padre; finalmente, las aspiraciones de Morris Townsend, un muchacho recién venido del extranjero donde se supone que ha dilapidado una fortuna, que carece de trabajo, cosa extraña de la que Catherine se entera nada más conocerlo por boca de un primo de Morris

"—¿Y ahora que ha vuelto, se va a quedar aquí para siempre?
—Sí, en el caso de que encuentre algo que hacer.
—¿Algo que hacer?
—Algún empleo, un puesto.
—¿No tiene empleo? —dijo Catherine, que nunca había oído decir que ningún joven de buena familia se encontrara en esa situación".
Ya está dicho: allí la gente de buena familia tiene como orgullo el trabajo desde que se fundó la nación. Ventajas de ser un país joven.
La relación entre ambos jóvenes se verá desde el principio alentada, si no creada, por la tía Lavinia quien convence a la indecisa y maleable joven de que el muchacho es un compendio de todas las virtudes inventadas y por inventar. Por su parte, el doctor Sloper, convencido de que Morris Townsend solo busca la fortuna de su hija, tratará por todos los medios de romper la relación para lo que no ahorra pretextos incluyendo un viaje de un año por Europa del que la joven volverá tan enamorada como partió, pero con su amor y confianza en su padre defraudados y rotos. 
Y es que Catherine no es tan débil como podría parecer, y tal vez la tía Lavinia haya tenido menos que ver en el romance
El Arco del triunfo en memoria de
George Washington en
Washington Square

de lo que ella cree, y, en contra de las apariencias, la joven, tal vez, es más resuelta y decidida, y está muy segura de lo que quiere. Tal vez la joven nunca ha sido un campo de batalla sino un contendiente más y no el más débil.
El enfrentamiento del padre, desconfiado, irritado por la ingenuidad e ignorancia que supone en la joven, y la hija, que adora a su padre, que cree en su bondad y está segura de que, por amor a ella y por justicia dará su brazo a torcer, es el tema que centra toda la novela. Dos voluntades enfrentadas, una con la fuerza de la autoridad y el dinero, la otra con la fuerza que da el amor y la convicción de tener la razón; dos voluntades enrocadas en una guerra imposible de ganar. Es por eso por lo que, terminada la novela, no podríamos asegurar cual de los dos ha sido el vencedor de la contienda, y yo me atrevería a asegurar que ambos han perdido, ambos han sido víctimas de los otros dos personajes, la tía y el pretendiente, que han jugado su partida sin importarles más sentimientos e intereses que los propios. Padre e hija son los perdedores de una batalla en la que nadie ha vencido. 
Catherine no se casa con Morris, pero años después, su padre morirá sin saber lo que va a suceder en un futuro y el final de la novela deja a Catherine, de mediana edad y convertida en una solterona, en el salón donde "había recogido su bordado, se había sentado con él nuevamente... para toda la vida, podríamos decir".
Escrita con un lenguaje sencillo, pero depurado, ese tipo de lenguaje que parece que sale sin pensar, pero del que estoy segura de que ha sido sometido a un repaso tras otro hasta dejarlo en la pura esencia de lo que se quiere contar; con unos diálogos brillantes, irónicos, incisivos; con la dosis justa de amabilidad, tozudez, desprecio, ira, sumisión... Con una curiosa técnica en la que el autor se dirige al lector, habla con él, le hace cómplice y le invita a participar en la narración: "Morris, el lector debe saberlo, había tenido el tacto de no decirle que se sentaba en el estudio de su padre" o "Esto debe ser recordado por los lectores severos dispuestos a juzgar con demasiada dureza a un joven que, según ellos, hacía un empleo erróneo de sus dotes naturales".
Una novela escrita hace más de ciento treinta años que sigue manteniéndose fresca en la forma y en el fondo; que seguirá interesando a cualquier lector amante de las historias reales  y de los argumentos sinceros, porque cuando se habla de sentimientos desde el conocimiento de la psicología humana que el autor manifiesta, ninguna novela dejará de resultar vigente y de mantenerse al día por mucho tiempo que pase. 


 


42 comentarios:

  1. A pesar de tu tremenda reseña sobre la obra, pues que no me la apunto, no es una temática que se adapte a mis gustos.
    estoy comprobando que tu ritmo lector es tremendo, y que eres capaz de leerte tres libros a la vez. Super woman

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la vez, sólo leo dos y procuro que sean muy distintos para no liarme. Los otros, aunque aparecen en los gadgets del blog, si te fijas, pone "leído". Por cierto tengo que renovar esos gadgets que ya están pasados.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Tiene todas las trazas de se una novela romantica. La apunto peor no se si la leeré. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te gustará. Además no es muy larga y se lee muy bien.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Qué habilidad más buena para resumir un libro; casi creas un cuento en sí mismo que atrapa para ver cómo acaba la historia. Admiro esa destreza porque a mí no se me da nada la parte del resumen en una reseña; me impaciento y resumo mucho o me entretengo en boberías, en cambio, tú consigues decirlo de tal modo que haces la lectura muy amena. Respecto al libro, tendré que volver a darle otra oportunidad a Henry James, lo intenté con algunas de sus novelas pero, excepto con Otra vuelta de tuerca, hay algo en su lectura que se me resiste. En su momento pensé que eran las traducciones, que lo convertían en insustancial, y no creo que lo sea. En cambio, Edith Warthon, amiga suya, me encanta. Después de tu reseña lo miraré con mejores ojos. Un beso, Rosa, y muy buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Avergonzada confieso que es la primera novela del autor que leo. Ayer tuvimos una tertulia sobre ella en Facebook y la gente opinaba que era de las novelas fáciles de leer porque parece ser que, posteriormente, su literatura se vuelve más oscura.
      Acabo de leer La solterona de Edith Wharton para otra tertulia y me ha gustado más. Quiero profundizar en ambos autores. De Wharton ya había leído más cosas.
      Un beso y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  4. Hola!!!! Madre mía cuanto lees, yo este mes estoy de pena, no he tenido nada de tiempo.
    Me encanta Henry James aunque mi preferida sin duda es Otra vuelca de tuerca.
    Esta no la he leído y me la apunto pero creo recordar que hicieron una adaptación al cine con Olivia de Haviland, este año durante los Oscar en algún sitio oí o leí algo y recordé haberla visto aunque no recuerdo el título.
    Me ha encantado la reseña y tengo que leerla, la duda es cuando.
    Un besito y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! Lo he buscado y la peli es La heredera, nada más ver el cartel me he acordado,jejeje. ;)

      Eliminar
    2. Esta noche veré la película que dices. La tengo reservada para el fin de semana. Ya la he visto, pero hace tanto que no me acuerdo de casi nada.
      Ahora quiero leer Otra vuelta de tuerca y Retrato de una dama.
      No había leído nada de James. ¡Qué vergüenza!
      Un beso.

      Eliminar
    3. Jajajaja, mujer vergüenza ninguna, eres una gran lectora pero es imposible leer absolutamente todo.

      Eliminar
  5. Pues la verdad es que no me llama demasiado, pero gracias por tus impresiones, además no la conocía.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te acabo de visitar en tu blog. A mí la que tú nos traes hoy me ha dejado con enormes ganas y la he puesto en lista. Pero está claro que no se puede apuntar todo y hay cosas que hay que dejar pasar.
      Un beso.

      Eliminar
  6. A James le encanta jugar con sus personajes y veo que esta historia no es una excepción. Nadie gana o pierde del todo, depende de cómo se mire y el autor sabe sembrar la duda muy bien.
    Repetiré con este escritor sin duda, no sé si con este o con otro libro, pero de momento le voy a dejar esperando.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no había leído nada de él, pero estoy segura de que éste no será el último libro suyo que lea.
      Me ha gustado muchísimo el trato de los personajes y las relaciones que se establecen entre ellos. Este hombre debió ser psicólogo. Eso que habría ganado la Ciencia. Aunque tal vez, nos lo hubiéramos perdido los demás.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Rosa:
    ¡Qué placer leer tu reseña! Es tan perfecta, relatas tan bien, que leerla me ha servido para recordar de cabo a rabo la historia de este padre excesivo y superintervencionista cuya actitud para con su hija le acarreará a la misma una soltería para nada deseada por ella.
    Veo que te has fijado en esa manera de dirigirse al lector por parte del narrador-autor. Es una de las cosas que más me han gustado siempre de Henry James esa libertad con la que construye sus obras que, como tú muy bien señalas, parece escribir fácil cuando a buen seguro que ha trabajado debidamente la obra.
    El asunto del afecto por el trabajo es típico de la moral protestante, bastante alejada de esos otros lugares que tú (ja, ja) no quieres señalar.
    Y desde luego estoy contigo en que Henry James es un magnífico constructor de personajes con una psicología perfectamente diferenciada entre unos y otros.
    Igual que Lorena tengo que volver a leer algo de este americano e inglés. Encontré buscando por ahí hace ya no sé ni cuando una obra titulada "Cuadernos de notas (1878-1911)", una especie de Diario en el que James va diciendo qué va haciendo en su día a día. Es interesante, desde luego
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hace tiempo que tengo ganas de leer "Otra vuelta de tuerca" y "Retrato de una dama" que, por otra parte, son las más conocidas. Puede que estas novelas cortas oculten detalles más desconocidos pero tan interesantes o más que las obras más famosas.
      La moral protestante es mucho más "moral" que la católica. Es una de las cosas que admiro de los americanos del norte, su honradez casi ingenua, desde luego totalmente ingenua si se las tienen que ver con nosotros y nuestra picaresca habitual. No lo he mencionado porque no se puede poner todo, pero también me sorprendió esa seguridad que tenía el padre en que la hermana del pretendiente de su hija le iba a decir la verdad acerca de éste porque aunque fuera su hermano, no le cabía en la cabeza al médico que le pudiera engañar. Sí, tienen cosas admirables de las que aquí, con lo listos (listillos) que somos, nos carcajeamos con total ignorancia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Desde ya desprecio al padre, me parece terrible y muy triste que un padre no vea cualidades bonitas en su propia hija. Si lo comùn es que cada madre y padre vea en sus hijos un derroche de virtudes aunque no sea cierto jajaja acà hay un refràn que dice: ninguna zorra cree feos a sus zorritos.

    BUeno, a pesar de que es una obra de màs de cien años, no recuerdo haberla escuchado. Me interesa saber el final y me interesa saber cuàles eran las intenciones del pretendiente. Sobre todo conocer còmo se sentìa la protagonista al respecto.

    TU reseña, por otra parte, ha sido excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer en la tertulia se habló mucho del padre y no llegamos a ponernos de acuerdo. Yo creo que, aunque la actitud del padre es autoritaria y machista, no podemos olvidar que estamos en el siglo XIX y no se pueden juzgar las actitudes con nuestra idea de las cosas. El padre, aparte de estar predispuesto en contra de la valía de su hija, no quiere que la engañen y la hagan desgraciada.
      Te recomiendo esta novela porque se lee muy bien y es corta con lo que tampoco lleva mucho tiempo que es lo que nos falta a todos.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Rosa,
    Qué fantástico lo has contado, he sentido tanta tristeza por esa hija que es incapaz de contentar a un padre frío y egoísta, encontrarse en medio de voluntades en las que poco cuenta que ella sea feliz, triste.

    Yo del autor leí hace ya mucho, Retrato de una dama, me gustó, así que lo apunto.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo ganas de leer Retrato de una dama y Otra vuelta de tuerca. Este era el rpimero que leía y me ha gustado lo suficiente para repetir.
      Un beso.

      Eliminar
  10. La vida de la mujer en el siglo XIX no era fácil, ese dilema entre ser "buena" o "inteligente" lo dice todo. Creo que esta novela tiene un valor añadido y es que está escrita en esa misma época por lo que no hay ninguna distorsión de la situación real y el testimonio es mucho más válido.
    No sé si me la leeré porque últimamente tengo la sensación de que los ejemplares que caen en mis manos de autores que no escriben en español no son buenas traducciones y no capto bien el estilo narrativo. No sé, ando algo dispersa.
    Estupenda reseña.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ejemplar digital que yo he leído, estaba perfectamente traducido. Esa sensación la he tenido pocas veces. Recuerdo que me pasó con "En busca del tiempo perdido" leí dos tipos de ejemplares los de Alianza eran mucho mejores; los otros, de una editorial argentina, creo recordar, estaban fatal y como la sintaxis es especialmente complicada se notaba mucho.
      Este lo puedes acometer sin miedo. Su lenguajes es claro, preciso y sencillo, aunque entiendo que con todo lo que hay pendiente, a algo hay que renunciar.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Parece una lectura interesante, sobre todo por esa profundidad psicológica que dices domina el autor y que hace que los personajes resulten muy completos en su definición. Quizás el argumento no sea trepidante, pero a buen seguro que una vez inmersa en ese "duelo de voluntades" las páginas pasan volando. Tu reseña fantástica, como siempre, y el libro promete. ¡Gracias por la recomendación!

    Un beso y feliz fin de semana, Rosa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dices, el argumento no es trepidante, ni hay acontecimientos terribles ni maravillosos. Es tan sencillo como cuatro personajes con objetivos claros, en algunos casos contrapuestos y toda la psicología que desarrollan para llevarlos a cabo. Muy interesantes los diálogos.
      Un abrazo y feliz fin de semana para ti también.

      Eliminar
  12. Hola Rosa, ¡Cuanto tiempo! je..je..Escribes muy bien, es una reseña fantástica, no se te escapa ningún detalle y nos transmites la verdadera esencia de la novela. Te felicito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. No sé si no se me escapa ningún detalle, pero hay algunas cosas que me he quedado con ganas de comentar. Si me dejo llevar me sale una reseña más larga que la novela.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Ah! no me daba cuenta que estoy aquí por Chema y no sé si me has conocido, soy José María Pastor Gil (compañero de tertulia)
      Un beso Rosa, te felicito de nuevo...

      Eliminar
    3. Sí que te he reconocido. Hace tiempo que te comparto en G+ como Chema.
      Un beso.

      Eliminar
  13. hola! yo solo he leído vuelta de tuerca, veré de conseguir este. Ya con tu reseña me dejas sedienta de sus letras. gracias y te felicito por el nivel de comentaristas espectaculares que tienes.Todos son lectores ejemplares. un placer infinito sumar mi humilde comentario.voy a pasar por la biblio a ver que encuentro!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí todos somos humildes y todos somos maravillosos. Espero que enclntréis este libro y lo podáis leer porque es todo un ejercicio de muestra de cualidades y defectos humanos. Un alarde de penetración psicológica en los personajes. Os gustará.
      Un beso

      Eliminar
  14. Qué capacidad de lectura. La reseña impresionante, bueno tal como la redactas, ya no sé si queda algo por decir de la novela.. es como si lo hubiera leído, todo un guión..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que quede mucho por decir, Suni porque he intentado no destriparle a nadie la trama, aunque no sea la trama lo más importante. Es un libro corto que cuenta muchas cosas.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Me ha encantado la reseña y estoy convencida de que sí me gustaría el libro, de cuyo autor confieso no haber leído nada.
    Esa relación, o mejor dicho, 'guerra' entre padre e hija, en la que ninguno gana y ambos son perdedores, me crea curiosidad. Si además, el lenguaje empleado es como dices, para mí es miel sobre hojuelas ;-)
    Gracias Rosa, un libro has de escribir con lo bien que redactas, ¡un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ti, que eres más de cine, te diré que anoche vimos (por tercera vez, creo) la película basada en la novela que hizo William Wyller en 1949 y que se titula "La heredera". Olivia de Havilland está insuperable con un registro de actitudes y poses impresionante (le dieron el Oscar)
      Leer la novela y ver luego la película es toda una experiencia. Te gustaría cualquiera de ellas.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Si te soy sincera, no me sonaba de nada este libro ni su autor, pero como me gusta mucho lo que has contado, me la apunto. Muchas gracias. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gusta porque es una historia universal de comportamientos y sentimientos humanos. Muy bien ambientada en los finales del siglo XIX. Me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Siempre habrá un hueco para los clásicos. Es interesante el contraste entre la sociedad europea, donde hay una fusión entre la vieja aristocracia y la nueva burguesía y la norteamericana, carente de ese espíritu nobiliario y rentista, hecha a sí misma. La novela me parece de gran valor en este sentido.

    La historia y el estilo pulido hasta dejar la esencia de James, como bien dices, no solo para disfrutar con una lectura diáfana y sus personajes, sino para tomar también nota de lo que debe ser la buena literatura.

    Fantástica reseña, Rosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese amor de los norteamericanos al trabajo y a la honradez es una de las cosas que admiro en ellos.
      Con estas lecturas se entiende por qué los clásicos lo son. El hecho de tratar sentimientos y acontecimientos universales, que están ahí desde siempre y tratarlos con esa maestría, con ese conocimiento de la psicología de los personajes, me ha llenado totalmente.
      Hacía tiempo que no leía una novela de esta época y lo he hecho con el gusto de siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Al principio se lee como un buen relato, luego, de apoco, le fue revelando la reseña. Saludos desde www.horror-scifiweb.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. A escritores tan buenos es sencillo hacerles una reseña. Te lo dan todo hecho. Bueno, casi todo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Hola Rosa, estaba leyendo la reseña para ver si me gustaba la movela y me he dado cuenta que la había leído con el título: la heredera.
    Ya he visto que así se llamó la adaptación al cine, que también ví en su día.
    Buena novela, un clásico que se sigue dejando leer. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la novela me gustó mucho. No había leído nada del autor. La peli ya la había visto antes, pero sin saber que se basaba en la novela. Ahora la he vuelto a ver y es muy buena.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...